Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
"Harto de ser lo que se espera, harto de hilar para sentirme inteligente..." 
Escrito por Yosi_ el lunes, 28 de enero de 2008

Se que el título puede parecer excesivamente frívolo o sensacionalista, pero creo que describe bastante bien lo que me propongo analizar a continuación. Quien más, quien menos, todos utilizamos a diario los desgastados tópicos acerca de los problemas de la vida y de la sociedad, cada uno abordando los temas que (ya sea el propio individuo o los medios, instituciones o personas que se ocupan de pensar por él) considera de mayor interés. Y bueno, de todos estos comentarios hastiados que solemos escuchar tras el obligado parte meteorológico tan característico de las conversaciones de ascensor, se pueden extraer fácilmente varias conclusiones no muy halagüeñas acerca del nivel de conciencia del ciudadano medio. O al menos esa es mi impresión, ya que por alguna extraña razón mis inquietudes no suelen coincidir en absoluto con las de la gente que me rodea.

Hablo desde una humilde posición de estricta subjetividad, por otro lado irreprochablemente honesta, si digo que cada día estoy mas convencido de que casi nadie (entiéndase, se que en realidad hay muchos, hablo siempre en términos relativos) se preocupa por las cosas que realmente contribuyen de forma sustancial a amargarnos la vida. Y en este caso quiero plantear la enorme escasez que la inmensa mayoría de nosotros sufrimos en lo tocante a uno de los factores (a mi parecer) más importantes a la hora de tratar de alcanzar una vida digna: el tiempo.

Escrito por Yosi_ el miércoles, 16 de enero de 2008

Hace aproximadamente una semana, en el programa de la mañana de la cadena SER se planteó un debate acerca de la problemática que en ocasiones suponen las nuevas tecnologías en manos de niños o adolescentes, y como en principio el tema me pareció de interés, me arriesgué a prestar atención. Vaya por delante el hecho de que yo no soy ni trato de parecer un gurú de la informática, así que me voy a ahorrar las tópicas correcciones resabiadas de términos y conceptos que evidentemente la gente ajena al mundillo confunde y utiliza fuera de lugar. Es cierto que en algunos casos resulta frustrante, pero resulta comprensible, a pesar de tratarse de periodistas de prestigio en el programa radiófonico de máxima audiencia de este país, que aún realizando un buen trabajo de documentación haya cosas que patinen y no vayan acompañadas de la rigurosidad que sería deseable a la hora de ofrecer una serie de datos que indudablemente generan opinión en los oyentes.



Sin embargo hay un aspecto con el que me suele resultar más complicado ser tolerante. Se trata de la postura reaccionaria de la cual los grandes medios suelen hacer gala cada vez que se trata un tema de estas características, adoptando la clásica posición del abuelo cebolleta que se empeña en ver los cuatro jinetes del apocalipsis en todo aquello que signifique cambiar lo que tradicionalmente (para ellos, claro, la batalla generacional siempre ha estado ahí) se ha llevado a cabo de una forma determinada.




Escrito por Yosi_ el sábado, 5 de enero de 2008



Inquietante reflexión gráfica vía menéame que me he tomado la libertad de reproducir aquí. Creo que capta perfectamente un problema social de primer orden, mostrándonos como hemos "evolucionado" a lo largo de miles de años, desde la primitiva admiración de los atributos femeninos representativos de la buena salud y la fertilidad, hasta la moderna idolatría hacia lo que constituye un modelo de... ¿Alguien puede explicarme que coño significan los actuales cánones de belleza, aparte de una inagotable fuente de dinero para los iluminados que los promocionan y una verdadera pesadilla para tod@s l@s adolescentes (y no tan adolescentes) que los sufren?