Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
"Harto de ser lo que se espera, harto de hilar para sentirme inteligente..." 
Escrito por Yosi_ el jueves, 29 de julio de 2010

Parece que el hecho de que los mismos mecanismos que tradicionalmente se utilizan para dar alas a determinados sectores y beneficiar intereses que cuesta sudor y sangre encajar en el concepto de "democráticos", también se usen para cuestiones no tan del agrado de las poltronas rancias del Estado, duele, y duele mucho. Y a raíz de esto los ánimos se exaltan, se hace el payaso sin pararse a disimular, y se trata de obtener el feedback de los españoles bien nacidos para volver a meter la cuestión en cintura. Esto último es lo que ha tratado de hacer el diario ABC en su versión digital, que en un alarde de espíritu democrático (esto es, preguntando a sus lectores que imposición ven más adecuado establecer a los díscolos catalanes), ha planteado una encuesta para recoger la opinión de sus lectores (y de sus visitantes esporádicos, para su desgracia) sobre la prohibición de la tauromaquia en Catalunya. El asunto es que, impredecible como suele resultar la participación online, hasta hace unas horas el "Sí" a la prohibición iba camino de ganar, por muy poco, pero de ganar al fin y al cabo. La sorpresa viene cuando a partir de un momento dado, según he leído vía menéame y posteriormente he comprobado por mí mismo, la mayoría de intentos de voto a dicha opción obtienen como respuesta un error de IP duplicada. Imagino que tras tan oportuno fallo técnico, y visto que el "No" ha recuperado terreno, la encuesta no tardará en cerrarse. En fin, que cada uno saque sus conclusiones, aquí están las mías. Puedo asegurar, eso sí, que no hay manera de que nadie haya utilizado mi IP previamente a que yo lo haya hecho. Curioso cuanto menos, una vez más recibiendo clases de "democracia y libertad" de los de siempre, y eso que ya estamos bien escarmentados...
Encuesta manipulada por el diario ABC

Escrito por Yosi_ el lunes, 19 de julio de 2010

Es curiosa la actitud de ciertos segmentos de la sociedad que por lo general se consideran a sí mismos progresistas (realmente y en el buen sentido), alternativos, e incluso transgresores. Entre las ramas que representan el pensamiento de izquierdas, si es que eso aún tiene algún sentido para alguien en este país, es comúnmente aceptado que el concepto "especulación" tiene connotaciones negativas que casi desde ningún punto de vista es posible eliminar. Y sin embargo, como casi todo, por lo general en la práctica los reproches no suelen depender del hecho en sí, sino de las formas de quien lo lleva a cabo. De esta forma, especulador en todo su sentido es quien se viste de traje y se coloca tras una promotora inmobiliaria a intentar sacar provecho del afán de enriquecimiento de unos y la necesidad de otros. Pero sin embargo, no lo es quien se aposta en una esquina de un barrio del extrarradio a vender su ración de soma a individuos necesitados de su ración diaria, con posibles o sin ellos. No lo es, o no lo parece, o no se le señala como si lo fuera, porque por lo general puede más el odio hacia quienes, por una u otra razón, se oponen a su actividad, que la lógica extremadamente simple que muestra a las claras que se trata exactamente de lo mismo. De igual manera se critica con fervor el consumismo y se desprecia a sus artífices, se pone de vuelta y media a quien trata de establecer las normas para crear un negocio extremadamente lucrativo a partir del mundo de las artes, y sin embargo, la prostitución queda en cualquier caso fuera del foco de la crítica. Y entiéndase que no hablo de explotación de personas en contra de su voluntad o de cualquier otra de las atrocidades que se suelen mezclar en el discurso, algo entendible hasta cierto punto por coincidencia en cuanto al contexto, pero en ningún caso asimilable dentro de la misma discusión por tratarse de problemas distintos con análisis absolutamente diferentes.

Me centraré, por tanto, en el caso de quienes eligen voluntariamente (dentro de las presiones a las que se ve sometido todo el que quiere tener algo que comer a fin de mes, claro está) dedicarse a la labor de establecer una actividad especulativa a través del sexo. Porque de eso se trata, ni más ni menos. Se puede cuestionar la relevancia del mismo estableciéndolo como necesidad a uno u otro nivel (evidentemente siempre guardando las distancias con los requisitos indispensables para la supervivencia), pero es indudable que la actividad consiste en exprimir la incapacidad de ciertas personas para conseguir satisfacer un deseo por el cual están dispuestas a pagar una cantidad de dinero a menudo por encima de sus posibilidades. O quizá más bien al límite de las mismas, pero está claro que como en cualquier circunstancia en la que se trata de forzar un intercambio comercial, se pretende incitar al gasto irresponsable como medio para maximizar los beneficios.

Lo más paradójico de todo esto es que la moral católica rancia y mojigata como siempre ha sido pero extremadamente tolerante con cualquiera con pretensiones de enriquecerse por la vía rápida y facultades para conseguirlo, siempre se arrojó sobre el negocio del sexo como un buitre hipócrita, destrozando la imagen pública de quien decidió participar de él, pero al mismo tiempo consintiéndolo como una vía de escape válida a sus estrictas y absurdas medidas de control absoluto de la población. Sin embargo, quienes desde siempre han venido criticando incansablemente a la Iglesia y a sus métodos, a la moral oscurantista que genera el tabú frustrante tras el que la prostitución siempre encontró un perfecto caldo de cultivo, el colectivo que necesariamente se ha posicionado en todo momento en contra de la mercantilización de las necesidades de las personas y de la presión de las actividades económicas que potencian el consumo irresponsable y la venta de privilegios que nunca deberían haberse considerado como tales, rompe una lanza tras otra a favor de quienes utilizan sus ventajas físicas como medio de negocio, e incluso trata de mostrar la actitud como un ejemplo de liberación frente a los valores tradicionales. Cabe preguntarse qué valores son esos, porque tanto la frivolización del placer y las relaciones interpersonales como la compra-venta de todo aquello susceptible de ser necesitado por alguien son valores perfectamente arraigamos en la sociedad en la que vivimos, pero en fin, supongo que una vez más la pose lo es todo.

Llegados a este punto toca abordar el argumento falaz que nunca deja de salir a la luz en algún momento: la prostitución no deja de ser una actividad económica cualquiera, tabúes y prejuicios aparte, como la que puede desarrollar un obrero, un tendero o cualquier otra persona que intente ganarse el pan. Es posible que en sentido estricto se pueda considerar así, y sin embargo personalmente separaría dos grupos claramente delimitados. En primer lugar, el de quien desarrolla una actividad (hacer pan, servir copas, transportar mercancías) y posteriormente ofrece evitársela a otra persona a cambio de los frutos de su respectiva ocupación. Por otro lado, el de quien oferta realizar una actividad recíproca en compañía de otra persona (charlar, hacer compañía, fingir amistad, follar, practicar deporte), y pretende obtener por ello un beneficio que en principio no está demasiado claro en concepto de qué puede solicitarse sin admitir la superioridad del valor de la actividad de uno sobre la del otro. Como habrá quedado bastante claro, el primer caso me parece perfectamente lícito, más justo dentro de determinados sistemas económicos que pretenden favorecer la cooperación en lugar de la explotación de las carencias de los demás, pero conceptualmente aceptable teniendo en cuenta que establece un trueque que en principio puede ser perfectamente justo. Por el contrario, el segundo lo considero humillante desde el momento en el que un individuo adopta una posición privilegiada al deducir un beneficio únicamente explicable mediante la asunción de que dos personas puedan compartir una misma práctica durante el mismo tiempo, y pese a ello una quedar en deuda respecto a la otra. Y algo que en principio puede parecer una aseveración trivial y perfectamente asumida, tiene unas implicaciones tan duras como para justificar los principios de todo un sistema económico tan absurdo como este. No me llama la atención en absoluto que eso ocurra, y en contra del concepto tradicional yo no creo que el humillado sea quien vende el servicio, sino quien tras compartir sexo se ve obligado a suplir sus carencias personales con dinero extra. Sin embargo, sí que es bastante sorprendente que la ansiedad por desprenderse del catolicismo latente sea tan fuerte como para nublar el juicio de quienes pretenden tenerlo frente a todo lo demás y hacer que una incoherencia tan de base esté pasando desapercibida y de paso justificando los propios cimientos del sistema.
Ver Comentarios (19) Temas relacionados: Sociedad 

Escrito por Yosi_ el domingo, 11 de julio de 2010

Lo de hoy es solo fútbol. Solo deporte. Eso se vocifera por todas partes cada vez que alguien tímidamente apela al sentido del buen gusto y de la trascendencia en su justa medida, cada vez que se contraponen verdaderos problemas de gran calado en el tiempo y en el espacio, y sin embargo todo parece indicar lo contrario. Viva España sin complejos como en los viejos tiempos ante el Palacio de Oriente, inevitable comparación para los que nunca hemos visto semejante desproporción estética salvo en documentos históricos de otros momentos y otros regímenes. Vivan los Paises Bajos, y Paraguay, y Alemania, pero de otra forma. Sin lastres de rancio abolengo, y en lo tocante al norte de la ecuación (que suramérica tiene su ración de opio, porque, como en el caso que nos ocupa, falta hace), sin tanto que reprochar ni tanto que echar en falta. Hoy es un día grande porque salen juntos a la calle el banquero y el embargado, el violador impune (el sexual, el inmobiliario, el emprendedor y otros tantos) y su víctima , el despotismo del alto cargo y la indefensión del pueblo raso. Salen juntos y de la mano, proclamando que hay que dejarse la bilis encerrada en casa (¿acaso tú no vas a hacerlo? El antisocial, hijo de puta y antiespañol de toda la vida, qué vamos a esperar, no vas a ceder ni aunque hagamos el esfuerzo de llamarle "roja" sin escupir a continuación), y y habrá tiempo de seguir embargando, violando y prevaricando mañana lunes, o el martes a más tardar, que tampoco es cuestión de perder los papeles más allá de lo oportunamente necesario salvo que tu bajo estrato social te consienta y te exija ser desmedido en la inconsciencia así como en la resignación.

Pues que viva España, pero sin honra, Prim, no te remuevas ni te alteres. Que hace mucho que España no vive por nada de eso, que ya solo se vive de forma puntual y para sobrellevar la dosis de muerte cotidiana. Hoy no va a caer ningún rey, no se va a derrocar ningún sistema opresivo ni se va a luchar contra ningún poder establecido. Hoy se va a tirar duros a los pobres negritos y a enterrar el espíritu crítico junto con la mala hostia fundamentada bajo la siesta de algún león de aire cansino. Que viva la patria de todos, les guste o no, aunque no tengo muy claro contra quién. Quizá contra los putos sudacas, o contra algún otro de los muchos rivales de mierda que se han cruzado en tan grandioso homenaje al espíritu deportivo. O a lo mejor contra los catalanes, los vascos, o contra los que sencillamente no estan interesados en el evento. O quizá contra los que además se atreven a afirmarlo públicamente. Porque no se si lo he dicho ya, pero esto es solo un deporte, y como todos los deportes (bien sabido es en todas las barras de todos los bares, en todas las diputaciones y parlamentos) la cosa trata de escupir al prójimo con la mayor rabia que se posea, de engrandecer el espíritu de un grupo de ruines garrulos con la cara pintada a costa de la moral de otro de no menor envergadura.

La verdad, lo tengo ni idea de lo que se siente cuando el momento más importante de tu vida, parádojicamente, no tiene absolutamente nada que ver con tu vida. No se lo que se siente formando parte de algo únicamente en contraposición (agresiva y hostil) a otros. No se lo que se siente dispendiando adrenalina y testosterona. No tengo ni idea de los motivos a los que puede llevar dejarse la garganta, el sueldo de 4 meses y las ilusiones en función del azar y, en ocasiones, la habilidad psicomotriz de once individuos frente a la desgracia o la torpeza de otros once. Lo desconozco y sin embargo no me importa. Soy capaz de tragarme que las leyes y normas que dan por el culo a las minorías el resto del año hoy no tengan vigencia para los que deciden hacer trompos con un coche ondeando una bandera, hacer sonidos estridentes a altas horas de la noche y, en términos generales, pasarse cualquier concepto de civismo por el arco de triunfo. Pero no es bueno que sacar a la calle unos colores siempre vaya unido a hablar de los putos catalanes, ni de los vascos. No es bueno que siempre coincida con los comentarios homófobos, ni con la apología de la inconsciencia, la intolerancia ante cualquier crítica que trata de acallarse a las bravas y sin pizca de reflexión, si acaso con victimismo nacionalista y bandera en ristre. No es nada sano, porque hay un grave peligro que ante tanta coincidencia, los espectadores imparciales acabemos estableciendo una relación inconsciente entre unas cosas y las otras. De que nos de por escuchar a Paco Ibañez hablar de la mala reputación y pensemos que tal vez deberíamos estar escuchandole en el país en el que lo cantaba, y no bajo una bandera que (cada vez más, qué pena) solo se airea para pasear la cerrazón hacia lo alternativo y la absoluta falta de respeto hacia lo minoritario.
Ver Comentarios (9) Temas relacionados: Sociedad