Balas Blancas http://blog.eldelweb.com/00/vf-13-0-0.html El descontento: esencia del crecimiento Tue, 22 Dec 2009 17:21:52 -0600
Mientras que la economía sigue justificando que las necesidades de los consumidores son conscientes y que por ello los agentes pueden actuar de forma racional en el mercado, el propio marketing asume la irracionalidad del usuario como elemento central en el proceso de comportamiento de compra (la denominada caja negra, que encierra en un enigma los numerosos factores que pueden influir en la compra de un producto). De esta manera se aprovecha tal conocimiento y se usa una profundidad psicológica con el objetivo de manipular a los sujetos y encadenarles a una generación de deseos continua que les apegue al mercado con un comportamiento consumista. De tal estrategia, fundada en síntesis en el consumismo y el crecimiento económico como forma para satisfacer las necesidades y apoyada en el marketing y la publicidad como elemento de refuerzo, nace la percepción continua de insatisfacción con lo que se posee. El sistema se cimenta sobre la base del consumo, y el consumo solo puede actuar como pilar de la economía a costa de la generación de deseos que provocan en el consumidor una permanente sensación de insatisfacción con sus posesiones materiales. Se percibe el descontento como esencia del juego del consumo. Y todo ello se disputa en el terreno de lo simbólico, trascendiendo las necesidades reales y delimitando la función de los objetos como esencias capaces de transmitir mucho más que un valor material para dar pie a procesos de distinción y de estatus. Como prueba de ello huelga decir que la publicidad explicativa (que enuncia las cualidades reales de los productos) se vio superada hace mucho tiempo por una publicidad falseadora y que utiliza elementos persuasivos como la identificación del producto con valores, emociones y sentimientos.

A pesar de todo, hay un entendimiento ampliamente generalizado y consensuado que considera que el crecimiento económico mejorará el bienestar de la población. Cotidianamente se utilizan indicadores en referencia a ello para reflejar supuestos progresos, y el consenso en torno a su fiabilidad es apabullante. Después de todo no se puede ser más feliz por tener más cantidades materiales que las necesarias si nos guiamos por un deseo incesable de obtener más y más. Las sociedades occidentales han logrado obtener una abundancia material tras una larga historia de carencias, pero ello no ha terminado haciéndonos más felices. Décadas seguidas de notable crecimiento económico se deberían haber traducido en una notable mejoría en la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos, y nada de ello ha ocurrido. Muy a su pesar han percibido tendencias que versan en el sentido contrario, tales como el crecimiento exponencial de diagnósticos cómo los trastornos depresivos entre los jóvenes en sociedades con niveles de consumo my altos (Estados Unidos o Japón son buenos ejemplos). Y es que de nada sirve la riqueza material si se debate en un entorno competitivo en el que el éxito, como fruto de la felicidad, viene determinado por la comparación entre posesiones y personas en una lucha por lograr una mejor posición (determinada por el nivel material). Mientras que el seguimiento de tales metas termina empobreciéndonos, quizá hayamos descuidado otros aspectos realmente importantes de cara a obtener una mayor satisfacción en nuestras vidas (aunque no sean materiales y no sumen en las cuentas nacionales). Mientras tanto, el consumo se puede interpretar como sustitutivo que llena el vacío emocional producido por el descuido de otros aspectos vitales como las relaciones sociales. Porque podremos tener cada vez más amigos en el Facebook, pero resulta preocupante si cada vez hablamos menos con los vecinos.]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1682-0/El-descontento-esencia-del-crecimiento.html
Degradantes funcionales Tue, 11 Aug 2009 00:35:16 -0500
Ya se sabe que con la estadística hay que tener cuidado, y de nada sirve cuantificar sin entender y examinar en términos cualitativos que es lo que se mide y que representa. Sin embargo, la tendencia general de la obcecación por el crecimiento desmesurado permite visualizar únicamente la suma total sin tener en cuenta el signo. Esto provoca que el indicador se aleje de medir algo parecido a la calidad de vida para centrarse en su propia dinámica obsesiva. Así, al cuantificar de esta manera la prosperidad de la economía, no solo lo hacemos a expensas de sus efectos más negativos y perversos, sino que ellos mismos contribuyen a dilatar la cifra de éxito.

La actividad económica produce perjuicios tales como la contaminación, el ruido, la degradación de espacios naturales, la congestión del tráfico, etc. Sin embargo, tales actividades son contabilizadas en forma de consumo y estadísticamente son utilizadas como indicador de crecimiento y riqueza. El hecho de que aumenten los niveles de polución en el aire debido al aumento del flujo de transporte privado se traduce en un aumento del consumo y de la productividad, por lo que hacen juego favorable a la lógica obtusa del crecimiento. El hecho de que tal contaminación procure un aumento considerable del número de enfermedades respiratorias y degenerativas se traduce en el aumento de la actividad médica, hecho que será contabilizado de nuevo en las cifras de productividad. Observamos entonces que numerosos factores degradantes de la calidad de vida de los ciudadanos llegan a figurar de forma positiva en las cifras que contabilizan el bienestar de los países. En esta tendencia perversa contemplamos la inadecuación de unas generosas cifras respecto de la situación real. Es lamentable que la locomotora de una economía ignore los aspectos degradantes derivados de su actividad, pero quizá el salto radique en que estos, llegados a tal punto, se han convertido en parte misma de su dinámica.]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1565-0/Degradantes-funcionales.html
J.O Tue, 28 Apr 2009 23:35:24 -0500
Su orbituario y alguna declaración de principios]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1434-0/JO.html
Ciudadanos o consumistas Sat, 10 Jan 2009 21:05:04 -0600 se promueve el gasto público desde sectores neoliberales. Parecía disgustarles, pero se conoce que no bajo todo supuesto. Resulta que la recaudación de dinero público y su posterior gasto en servicios sociales supone una traba para el desarrollo social del país, mientras que el uso de fondos públicos para la promoción de intereses privados parece legítimo. Se deduce contradictorio pero es muy sensato. Y es que este tipo de políticas no atienden a lógica redistributiva alguna. En cambio, si por algo se caracteriza la ideología económica neoliberal de los últimos tiempos no es siquiera por la austeridad y la autonomía de las instituciones económicas respecto del Estado, sino por la arbitrariedad del mismo y la protección que lleva a cabo sobre las clases poderosas (reducción del peso de los impuestos directos frente a los indirectos -lo que conlleva un descenso de la progresividad impositiva basada en la lógica de que contribuye más quien más tiene-, la destinación de un alto porcentaje de fondos públicos a las corporaciones militares, etc).

Y es que por disparatado que parezca, a este tipo de acciones le avala la lógica del sistema. Habrá que indagar en el consumismo (que no consumo) como fundamento del sistema económico y sus repercusiones sociales y políticas. Cuando las bases de la economía se basan en un consumo desmesurado la política se muestra adecuada, por lo que el auxilio económico a los consumidores resulta conveniente. Esto se puede visualizar tanto con ayudas del estilo que conciernen explícitamente al estímulo del consumo o de manera latente en la naturaleza misma del Estado de Bienestar, cuyo propósito originario era el de sacar de la exclusión a los sectores de la población más vulnerables e integrarlos en la lógica del sistema dotándoles de capacidad de consumo. La cuestión es más bien la adecuación de esta doctrina para la calidad de vida de los ciudadanos y para la vida política. Si la cotidianeidad de nuestras vidas pasa por la exigencia de un vasto consumo que excede con creces al de nuestras necesidades, a parte ver dedicado gran parte de nuestro tiempo libre en algo superfluo, nos veremos en la necesidad de ser productivos y conformistas con las condiciones que nos exija el mercado laboral para poder mantener inalterado nuestro estilo de vida.

Ayer mismo me quedé viendo un programa de televisión que mostraba el caso de una familia en apuros financieros, el cual puede servir muy bien de ejemplo para mostrar lo que digo. La familia en cuestión gastaba más de lo que ingresaba mensualmente, y por ello habían recurrido reiteradamente al socorro de créditos para hacer frente su situación, por lo que la misma empeoraba progresivamente. Digno de mostrar es el ejemplo del padre de familia, que se veía en la necesidad de echar horas extras en el trabajo para intentar hacer frente a sus facturas, algo que a su vez repercutía a en el escaso tiempo familiar y personal de que disponía y al desarrollo de una angustia que le llevaba a un consumo diario desmesurado de dulces de máquina, lo que a su vez estaba afectando seriamente a su enfermedad de diabetes. Como se puede observar, el nivel de deterioro personal y familiar era conmovedor.

Esta situación, en diferentes grados y en términos generales, es la herencia del modo de vida capitalista. Raro es el caso de alguien que pueda vivir al margen de hipotecas y demás gravámenes que condicionen su día a día. La realidad es que entre el tiempo que debemos de dedicar a las obligaciones laborales y el tiempo y uso de los beneficios del mismo que dedicamos al consumo y las obligaciones financieras no queda apenas resquicio alguno de tiempo para el desarrollo de otras inquietudes o intereses que se salgan de lo establecido. Desde el punto de vista personal resulta trágico porque socava la posibilidad del individuo de poder auto realizarse atendiendo a sus inquietudes. Desde el punto de vista social y político afecta directamente a la calidad democrática, dado que los supuestos soberanos tienen demasiadas preocupaciones y escaso tiempo como para poder desarrollar un interés y una conciencia crítica hacia los temas políticos. En este sentido se puede entender como el consumismo hace un flaco favor al desarrollo de una conciencia cívica responsable.]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1237-0/Ciudadanos-o-consumistas.html
Playing for change Wed, 07 Jan 2009 22:04:23 -0600 Song Around the World: Stand by me



Playing for change]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1238-0/Playing-for-change.html
FabChannel Fri, 26 Dec 2008 14:11:00 -0600 esta página podréis encontrar una amplia base de datos para visualizar conciertos online. Diferentes estilos, buenos grupos y grabaciones de calidad. Una gozada para pasar buenos ratos disfrutando de buena música.

FabChannel

]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1230-0/FabChannel.html
Hotel Bagdad Wed, 05 Nov 2008 20:10:18 -0600 casi cada una de las mujeres que sobrevivió al genocidio fueron violadas, y los niños nacidos de esa violación, asesinados) desplazamientos masivos de personas y los múltiples asesinatos.


En el momento, en Ruanda, y a su debido tiempo, la justicia fue dada de lado. La reacción y el clamor social vino más tarde, hasta que el tema en cuestión apareció en la agenda pública e incluso ha llegado a inspirar toda una serie de libros y diferentes películas con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública. El primer éxito fue la creación del Tribunal Penal Internacional ad hoc, creado especialmente con el fin de hacer justicia ante estos hechos determinados. Hoy en día existe un consenso unánime, y todo el mundo tiene asumido sin mayor traba lo cruel de los hechos y su enorme magnitud.


Por tanto, y como parece obedecer al sentido común, este clamor social y esta sensibilidad ante los atroces e inhumanos hechos desvelados tienen el aval de la consideración de lo políticamente correcto. Se puede leer que la cifra de víctimas mortales civiles en Irak por parte del ejército estadounidense asciende a 1.200.000, y sin embargo, aquí nada resulta tan obvio. La figura del hasta ayer presidente de los Estados Unidos (o del responsable de defensa o cualquier mono del poder corporativo de los EE.UU) puede resultar más o menos del agrado de cada uno, pero en cualquier caso y a pesar de las valoraciones personales la opinión pública general sigue aupándole en la élite como uno más de los respetados y dignos hombres acorbatados adalides de la democracia. Al verles en pantalla o al oir sus nombres podemos sentir agrado o repulsión en diferentes grados, pero ahí no estriba el quid de la cuestión sino en que, a diferencia de los responsables del genocidio anterior, estos parecen no tener las manos manchadas de sangre ni su nombre va asociado abiertamente y de forma manifiesta a terribles crímenes contra la humanidad. Entiendo entonces que la apreciación y la valoración de hechos similares se fundamenta en algo tan vulnerable ante los medios de comunicación de masas y la voluntad del poder como es la opinión pública. A parte, los mismos Estados Unidos toman parte activa en su defensa sirviéndose de su inmenso poder para vetar las posibles acciones penales en su contra fundamentadas en delitos de guerra y contra la humanidad, todo ello en un despreciable juego de garantías democráticas y judiciales omitidas. En el momento, en Irak, y a su debido tiempo, la justicia esta siendo dejada de lado.


La ocupación de EE.UU y la muerte de más de 1.000.000 de civiles en el primer puesto del ranking de las noticias más censuradas por el Proyecto Censurado.]]>
http://blog.eldelweb.com/vp-13-1108-0/Hotel-Bagdad.html