Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
Harto de ser lo que se espera, harto de hilar para sentirme inteligente... 
Escrito por Yosi_ el sábado, 21 de junio de 2008

Normalmente no me gusta reproducir textos ajenos integramente, menos aún cuando son excesivamente largos para un formato tipo blog, pero hoy navegando me he topado con este texto que, a pesar de conocerlo anteriormente, ha vuelto a producirme una gran impresión. Es un relato corto, obra de Manuel Rivas, llevado magistralmente al cine (en un combinado con otros relatos, pero bajo el título de éste) por Jose Luis Cuerda en una película protagonizada por el recientemente fallecido Fernando Fernán Gómez interpretando para mi gusto uno de sus mejores papeles.

La historia se desarrolla en un pequeño pueblo de Galicia, en el año 1935. Habla de algo tan cotidiano como las primeras experiencias de un niño tímido y asustadizo al comenzar a ir a la escuela, al descubrir el mundo de la mano de un maestro comprensivo, humilde, brillante, una de esas grandes personas que a tanta gente resultan molestas por aportar luz en un pais oscurantista y rancio como la España de entonces y de ahora. Habla de una sociedad que dió la espalda a los ideales libertarios para regresar al caciquismo meapilas tristemente autóctono, y lo que es aún más desgarrador, habla de como se contempla el absurdo más mezquino desde los ojos sorprendidos de la frágil inocencia que representa Moncho, un niño arrebatado por la pasión de aprender, de conocer, de ser libre. Creo que ante todo la historia trata de hacernos comprender que tal vez toda la maldad que muchos creen innata en el ser humano solo sea el reflejo de la lucha que mantenemos con nosotros mismos bajo el yugo del miedo a los miedos de quienes no son capaces de mirarse al espejo. Quizás todo eso se cure simple y llanamente atreviéndonos a descubrir la verdadera libertad.

La lengua de las mariposas, de Manuel Rivas


"¿Qué hay , Gorrión? Espero que este año podamos ver por fin la lengua de las mariposas".
El maestro aguardaba desde hacía tiempo que le enviaran un microscopio a los de la instrucción pública. Tanto nos hablaba de como se agrandaban las cosas menudas e invisibles por aquel aparato que los niños llegábamos a verlas de verdad, como si sus palabras entusiastas tuvieran un efecto de poderosas lentes.
"La lengua de la mariposa es una trompa enroscada como un resorte de reloj. Si hay una flor que la atrae, la desenrolla y la mete en el cáliz para chupar.� Cando lleváis el dedo humedecido a un tarro de azúcar ¿a que sienten ya el dulce en la boca como si la yema fuera la punta de la lengua? Pues así es la lengua de la mariposa". Y entonces todos teníamos envidia de las mariposas. Que maravilla. Ir por el mundo volando, con esos trajes de fiesta, y parar en flores como tabernas con barriles llenos de jarabe.
Yo quería mucho a aquel maestro. Al principio, mis padres no podían creerlo. Quiero decir que no podían entender como yo quería a mi maestro. Cuando era un "picarito", la escuela era una amenaza terrible. Una palabra que cimbraba en el aire como una vara de mimbre.
"¡Ya verás cuando vayas a la escuela!"
Dos de mis tíos, como muchos otros mozos, emigraron a América por no ir de quintos (*) a la guerra de Marruecos. Pues bien, yo también soñaba con ir a América sólo por no ir a la escuela. De hecho, había historias de niños que huían al monte para evitar aquel suplicio. Aparecían a los dos o tres días, ateridos y sin habla, como desertores de la Barranco del Lobo. Yo iba para seis años y me llamaban todos Gorrión. Otros niños de mi edad ya trabajaban. Pero mi padre era sastre y no tenía tierras ni ganado.�
Prefería verme lejos y no enredando en el pequeño taller de costura. Así pasaba gran parte del día correteando por la Alameda, y fue Cordeiro, el recolector de basura y hojas secas, el que me puso el apodo. "Pareces un gorrión".
Creo que nunca corrí tanto como aquel verano anterior al ingreso en la escuela. Corría como un loco y a veces sobrepasaba el límite de la Alameda y seguía lejos, con la mirada puesta en la cima del monte Sinaí, con la ilusión de que algún día me saldrían alas y podría llegar a Buenos Aires. Pero jamás sobrepasé aquella montaña mágica.
"¡Ya verás cuando vayas a la escuela!"
Mi padre contaba como un tormento, como si le arrancara las amígdalas con la mano, la manera en que el maestro les arrancaba la jeada del habla para que no dijeran ajua nin jato ni jracias. "Todas las mañanas teníamos que decir la frase 'Los pájaros de Guadalajara tienen la garganta llena de trigo'. ¡Muchos palos llevábamos por culpa de Juadalagara!" Si de verdad quería meterme miedo, lo consiguió. La noche de la víspera no dormí. Encogido en la cama, escuchaba el reloj de la pared en la sala con la angustia de un condenado. El día llegó con una claridad de mandil de carnicero. No mentiría si le dijera a mis padres que estaba enfermo.
El miedo, como un ratón, me roía por dentro.
Y me meé. No me meé en la cama sino en la escuela.
Lo recuerdo muy bien. Pasaron tantos años y todavía siento una humedad cálida y vergonzosa escurriendo por las piernas. Estaba sentado en el último pupitre, medio escondido con la esperanza de que nadie se percatara de mi existencia, hasta poder salir y echar a volar por la Alameda.

"A ver, usted, ¡póngase de pie!"
El destino siempre avisa. Levanté los ojos y vi con espanto que la orden iba para mi. Aquel maestro feo como un bicho me señalaba con la regla. Era pequeña, de madera, pero a mi me pareció la lanza de Abd el-Krim.
"¿Cuál es su nombre?"
"Gorrión".
Todos los niños rieron a carcajadas. Sentí como si me batieran con latas en las orejas.
"¿Gorrión?"
No recordaba nada. Ni mi nombre. Todo lo que yo había sido hasta entonces había desaparecido de mi cabeza. Mis padres eran dos figuras borrosas que se desvanecían en la memoria. Miré cara al ventanal, buscando con angustia los árboles de la alameda.
Y fue entonces cuando me meé.
Cuando se dieron cuenta los otros rapaces, las carcajadas aumentaron y resonaban como trallazos (*).
Huí. Eché a correr como un loquito con alas. Corría, corría como solo se corre en sueños y viene tras de uno el Sacaúnto. Yo estaba convencido de que eso era lo que hacía el maestro. Venir tras de mi. Podía sentir su aliento en el cuello y el de todos los niños, como jauría de perros a la caza de un zorro. Pero cuando llegué a la altura del palco de la música y miré cara atrás, vi que nadie me había seguido, que estaba solo con mi miedo, empapado de sudor y de meos. El palco estaba vacío. Nadie parecía reparar en mi, pero yo tenía la sensación de que toda la villa estaba disimulando, que docenas de ojos censuradores acechaban en las ventanas, y que las lenguas murmuradoras no tardarían en llevarle la noticia a mis padres. Las piernas decidieron por mi. Caminaron hacia� al Sinaí con una determinación desconocida hasta entonces. Esta vez llegaría hasta A Coruña y embarcaría de polisón en uno de esos navíos que llevan a Buenos Aires.
Desde la cima del Sinaí no se veía el mar sino otro monte más grande todavía, con peñascos recortados como torres de una fortaleza inaccesible. Ahora recuerdo con una mezcla de asombro y nostalgia lo que tuve que hacer aquel día. Yo sólo, en la cima, sentado en silla de piedra, bajo las estrellas, mientras en el valle se movían como luciérnagas los que con candil andaban en mi búsqueda. Mi nombre cruzaba la noche cabalgando sobre los aullidos de los perros. No estaba sorprendido. Era como si atravesara la línea del miedo. Por eso no lloré ni me resistí cuando llegó donde mi la sombra regia de Cordeiro. Me envolvió con su chaquetón y me abrazó en su pecho. "Tranquilo Gorrión, ya pasó todo".

Dormí como un santo aquella noche, pegadito a mamá. Nadie me reprendió. Mi padre se había quedado en la cocina, fumando en silencio, con los codos sobre el mantel de hule, las colillas amontonadas en el cenicero de concha de vieira, tal como pasara cuando había muerto la abuela.
Tenía la sensación de que mi madre no me había soltado de la mano en toda la noche.�
Así me llevó, agarrado como quien lleva un serón en mi vuelta a la escuela. Y en esta ocasión, con corazón sereno, pude fijarme por vez primera en el maestro. Tenía la cara de un sapo.
El sapo sonreía. Me pellizcó la mejilla con cariño. "¡Me gusta ese nombre, Gorrión!". Y aquel pellizco me hirió como un dulce de café. Pero lo más increíble fue cuando, en el medio de un silencio absoluto, me llevó de la mano cara a su mesa y me sentó en su silla. Y permaneció de pie, agarró un libro y dijo:
"Tenemos un nuevo compañero. Es una alegría para todos y vamos a recibirlo con un aplauso". Pensé que me iba a mear de nuevo por los pantalones, pero sólo noté una humedad en los ojos. "Bien, y ahora, vamos a comenzar con un poema. ¿A quien le toca? ¿Romualdo? Ven, Romualdo, acércate. Ya sabes, despacito y en voz bien alta".
� A Romualdo los pantalones cortos le quedaban ridículos. Tenía las piernas muy largas y oscuras, con las rodillas llenas de heridas.
Una tarde parda y fría...
"Un momento, Romualdo, ¿qué es lo que vas a leer?"
"Una poesía, señor".
"¿Y como se titula?"
"Recuerdo infantil. Su autor es don Antonio Machado".
"Muy bien, Romualdo, adelante. Despacito y en voz alta. Repara en la puntuación.".
El llamado Romualdo, a quien yo conocía de acarrear sacos de piñas como niño que era de Altamira, carraspeó como un viejo fumador de picadura y leyó con una voz increíble, espléndida, que parecía salida de la radio de Manolo Suárez, el indiano de Montevideo.

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.
Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una marcha carmín...
"Muy bien. ¿Qué significa monotonía de lluvia, Romualdo?", preguntó el maestro.
"Que llueve después de llover, don Gregorio".

"¿Rezaste?", preguntó mamá, mientras pasaba la plancha por la ropa que papá cosiera durante el día. En la cocina, la olla de la cena despedía un aroma amargo de nabiza.
"Pues si", dije yo no muy seguro. "Una cosa que hablaba de Caín y Abel".
"Eso está bien", dijo mamá. "Non se por que dicen que ese nuevo maestro es un ateo".
"¿Qué es un ateo?"
"Alguien que dice que Dios no existe". Mamá hizo un gesto de desagrado y pasó la plancha con energía por las arrugas de un pantalón.
"¿Papá es un ateo?"
Mamá posó la plancha y me miró fijo.
"¿Cómo va a ser papá un ateo? ¿Cómo se te ocurre preguntar esa pavada?"
Yo había escuchado muchas veces a mi padre blasfemar contra Dios. Lo hacían todos los hombres. Cuando algo iba mal, escupían en el suelo y decían esa cosa tremenda contra Dios.�
Decían dos cosas: Cajo en Dios, cajo en el Demonio. Me parecía que sólo las mujeres creían de verdad en Dios.
"¿Y el Demonio? ¿Existe el Demonio?"
"¡Por supuesto!"
El hervor hacía bailar la tapa de la olla. De aquella boca mutante salían vaharadas de vapor e gargajos de espuma y berza. Una abeja revoloteaba en el techo alrededor de la lámpara eléctrica que colgaba de un cable trenzado. Mamá estaba enfurruñada como cada vez que tenía que planchar. Su cara se tensaba cuando marcaba la raya de las perneras. Pero ahora hablaba en un tono suave y algo triste, como si se refiriera a un desvalido.
"El Demonio era un ángel, pero se hizo malo".
La abeja batió contra la lámpara, que osciló ligeramente y desordenó las sombras.
"El maestro dijo hoy que las mariposas también tienen lengua, una lengua finita y muy larga, que llevan enrollada como el resorte de un reloj. Nos la va a enseñar con un aparato que le tienen que mandar de Madrid. ¿A que parece mentira eso de que las mariposas tengan lengua?"
"Si él lo dice, es cierto. Hay muchas cosas que parecen mentira y son verdad. ¿Te gusta la escuela?"
"Mucho. Y no pega. El maestro no pega".
No, el maestro don Gregorio no pegaba. Por lo contrario, casi siempre sonreía con su cara de sapo. Cuando dos peleaban en el recreo, los llamaba, "parecen carneros", y hacía que se dieran la mano.�
Luego, los sentaba en el mismo pupitre. Así fue como hice mi mejor amigo, Dombodán, grande, bondadoso y torpe. Había otro rapaz, Eladio, que tenía un lunar en la mejilla, en el que golpearía con gusto, pero nunca lo hice por miedo a que el maestro me mandara darle la mano y que me cambiara junto a Dombodán. El modo que tenía don Gregorio de mostrar un gran enfado era el silencio.
"Si ustedes no se callan, tendré que callar yo".
Y iba cara al ventanal, con la mirada ausente, perdida en el Sinaí. Era un silencio prolongado, desasosegante, como si nos dejara abandonados en un extraño país.�
Sentí pronto que el silencio del maestro era el peor castigo imaginable. Porque todo lo que tocaba era un cuento atrapante. El cuento podía comenzar con una hoja de papel, después de pasar por el Amazonas y el sístole y diástole del corazón. Todo se enhebraba, todo tenía sentido. La hierba, la oveja, la lana, mi frío. Cuando el maestro se dirigía al mapamundi, nos quedábamos atentos como si se iluminara la pantalla del cine Rex. Sentíamos el miedo de los indios cuando escucharon por vez primera el relincho de los caballos y el estampido del arcabuz. Íbamos a lomo de los elefantes de Aníbal de Cartago por las nieves de los Alpes, camino de Roma. Luchamos con palos y piedras en Ponte Sampaio contra las tropas de Napoleón. Pero no todo eran guerras.�
Hacíamos hoces y rejas de arado en las herrerías del Incio. Escribimos cancioneros de amor en Provenza y en el mar de Vigo. Construimos el Pórtico da Gloria. Plantamos las patatas que vinieron de América. Y a América emigramos cuando vino la peste de la patata.
"Las patatas vinieron de América", le dije a mi madre en el almuerzo, cuando dejó el plato delante mío.
"¡Que iban a venir de América! Siempre hubo patatas", sentenció ella.
"No. Antes se comían castañas. Y también vino de América el maíz". Era la primera vez que tenía clara la sensación de que, gracias al maestro, sabía cosas importantes de nuestro mundo que ellos, los padres, desconocían.
Pero los momentos más fascinantes de la escuela eran cuando el maestro hablaba de los bichos. Las arañas de agua inventaban el submarino. Las hormigas cuidaban de un ganado que daba leche con azúcar y cultivaban hongos. Había un pájaro en Australia que pintaba de colores su nido con una especie de óleo que fabricaba con pigmentos vegetales. Nunca me olvidaré. Se llamaba tilonorrinco. El macho ponía una orquídea en el nuevo nido para atraer a la hembra.
Tal era mi interés que me convertí en el suministrador de bichos de don Gregorio y él me acogió como el mejor discípulo. Había sábados y feriados que pasaba por mi casa y íbamos juntos de excursión. Recorríamos las orillas del río, las gándaras (*), el bosque, y subíamos al monte Sinaí. Cada viaje de esos era para mi como una ruta del descubrimiento. Volvíamos siempre con un tesoro. Una mantis. Una libélula. Un escornabois (*). Y una mariposa distinta cada vez, aunque yo solo recuerde el nombre de una es la que el maestro llamó Iris, y que brillaba hermosísima posada en el barro o en el estiércol.
De regreso, cantábamos por las corredoiras (*) como dos viejos compañeros. Los lunes, en la escuela, el maestro decía: "Y ahora vamos a hablar de los bichos de Gorrión".
Para mis padres, esas atenciones del maestro eran una honra. Aquellos días de excursión, mi madre preparaba la merienda para los dos. "No hacía falta, señora, yo ya voy comido", insistía don Gregorio. Pero a la vuelta, decía: "Gracias, señora, exquisita la merienda".
"Estoy segura de que pasa necesidades", decía mi madre por la noche.
"Los maestros no ganan lo que tienen que ganar", sentenciaba, con sentida solemnidad, mi padre. "Ellos son las luces de la República".
"¡La República, la República! ¡Ya veremos donde va a parar la República!"
Mi padre era republicano. Mi madre, no. Quiero decir que mi madre era de misa diaria y los republicanos aparecían como enemigos de la Iglesia.�
Procuraban no discutir cuando yo estaba delante, pero muchas veces los sorprendía.
"¿Qué tienes tu contra Azaña? Esa es cosa del cura, que te anda calentando la cabeza".
"Yo a misa voy a rezar", decía mi madre.
"Tu, si, pero el cura no".
Un día que don Gregorio vino a recogerme para ir a buscar mariposas, mi padre le dijo que, si no tenía inconveniente, le gustaría "tomarle las medidas para un traje".
El maestro miró alrededor con desconcierto.
"Es mi oficio", dijo mi padre con una sonrisa.
"Respeto muchos los oficios", dijo por fin el maestro.
Don Gregorio llevó puesto aquel traje durante un año y lo llevaba también aquel día de julio de 1936 cuando se cruzó conmigo en la alameda, camino del ayuntamiento.
"¿Qué hay, Gorrión? A ver si este año podemos verles por fin la lengua a las mariposas".
Algo extraño estaba por suceder. Todo el mundo parecía tener prisa, pero no se movía. Los que miraban para la derecha, viraban cara a la izquierda. Cordeiro, el recolector de basura y hojas secas, estaba sentado en un banco, cerca del palco de la música. Yo nunca viera sentado en un banco a Cordeiro. Miró cara para arriba, con la mano de visera. Cuando Cordeiro miraba así y callaban los pájaros era que venía una tormenta.
Sentí el estruendo de una moto solitaria. Era un guarda con una bandera sujeta en el asiento de atrás. Pasó delante del ayuntamiento y miró cara a los hombres que conversaban inquietos en el porche. Gritó: "¡Arriba España!" Y arrancó de nuevo la moto dejando atrás una estela de estallidos.
Las madres comenzaron a llamar por los niños. En la casa, parecía haber muerto otra vez la abuela. Mi padre amontonaba colillas en el cenicero y mi madre lloraba y hacía cosas sin sentido, como abrir el grifo del agua y lavar los platos limpios y guardar los sucios.
Llamaron a la puerta y mis padres miraron el picaporte con desasosiego. Era Amelia, la vecina, que trabajaba en la casa de Suárez, el indiano.
"¿Saben lo que está pasando? En la Coruña los militares declararon el estado de guerra. Están disparando contra el Gobierno Civil".
"¡Santo cielo!", se persignó mi madre.
"Y aquí", continuó Amelia en voz baja, como si las paredes oyeran, " Se dice que el alcalde llamó al capitán de carabineros pero que este mandó decir que estaba enfermo".
Al día siguiente no me dejaron salir a la calle. Yo miraba por la ventana y todos los que pasaban me parecían sombras encogidas, como si de pronto cayera el invierno y el viento arrastrara a los gorriones de la Alameda como hojas secas.
Llegaron tropas de la capital y ocuparon el ayuntamiento. Mamá salió para ir a la misa y volvió pálida y triste, como si se hiciera vieja en media hora.
"Están pasando cosas terribles, Ramón", oí que le decía, entre sollozos, a mi padre. También él había envejecido. Peor todavía. Parecía que había perdido toda voluntad.�
Se arrellanó en un sillón y no se movía. No hablaba. No quería comer.
"Hay que quemar las cosas que te comprometan, Ramón. Los periódicos, los libros. Todo"
Fue mi madre la que tomó la iniciativa aquellos días. Una mañana hizo que mi padre se arreglara bien y lo llevó con ella a la misa. Cuando volvieron, me dijo: "Ven, Moncho, vas a venir con nosotros a la alameda".�
Me trajo la ropa de fiesta y, mientras me ayudaba a anudar la corbata, me dijo en voz muy grave: "Recuerda esto, Moncho. Papá no era republicano. Papá no era amigo del alcalde. Papá no hablaba mal de los curas. Y otra cosa muy importante, Moncho. Papá no le regaló un traje al maestro".
"Si que lo regaló".
"No, Moncho. No lo regaló. ¿Entendiste bien? ¡No lo regalo!"
Había mucha gente en la Alameda, toda con ropa de domingo. Bajaran también algunos grupos de las aldeas, mujeres enlutadas, paisanos viejos de chaleco y sombrero, niños con aire asustado, precedidos por algunos hombres con camisa azul y pistola en el cinto. Dos filas de soldados abrían un corredor desde la escalinata del ayuntamiento hasta unos camiones con remolque entoldado, como los que se usaban para transportar el ganado en la feria grande.�
Pero en la alameda no había el alboroto de las ferias sino un silencio grave, de Semana Santa. La gente no se saludaba. Ni siquiera parecían reconocerse los unos a los otros. Toda la atención estaba puesta en la fachada del ayuntamiento.
Un guardia entreabrió la puerta y recorrió el gentío con la mirada. Luego abrió del todo e hizo un gesto con el brazo. De la boca oscura del edificio, escoltados por otros guardas, salieron los detenidos, iban atados de manos y pies, en silente cordada. De algunos no sabía el nombre, pero conocía todos aquellos rostros. El alcalde, el de los sindicatos, el bibliotecario del ateneo Resplandor Obrero, Charli, el vocalista de la orquesta Sol y Vida, el cantero a quien llamaban Hércules, padre de Dombodán... Y al cabo de la cordada, jorobado y feo como un sapo, el maestro.
Se escucharon algunas órdenes y gritos aislados que resonaron en la Alameda como petardos. Poco a poco, de la multitud fue saliendo un ruge-ruge que acabó imitando aquellos apodos.
"¡Traidores! ¡Criminales! ¡Rojos!"
"Grita tu también, Ramón, por lo que más quieras, ¡grita!". Mi madre llevaba agarrado del brazo a papá, como si lo sujetara con toda su fuerza para que no desfalleciera. "¡Que vean que gritas, Ramón, que vean que gritas!"
Y entonces oí como mi padre decía "¡Traidores" con un hilo de voz. Y luego, cada vez más fuerte, "¡Criminales! ¡Rojos!" Saltó del brazo a mi madre y se acercó más a la fila de los soldados, con la mirada enfurecida cara al maestro. "¡Asesino! ¡Anarquista! ¡Comeniños!"
Ahora mamá trataba de retenerlo y le tiró de la chaqueta discretamente. Pero él estaba fuera de sí. "¡Cabrón! ¡Hijo de mala madre!" Nunca le había escuchado llamar eso a nadie, ni siquiera al árbitro en el campo de fútbol. "Su madre no tiene la culpa, ¿eh, Moncho?, recuerda eso". Pero ahora se volvía cara a mi enloquecido y me empujaba con la mirada, los ojos llenos de lágrimas y sangre. "¡Grítale tu también, Monchiño, grítale tu también!"
Cuando los camiones arrancaron cargados de presos, yo fui uno de los niños que corrían detrás lanzando piedras. Buscaba con desesperación el rostro del maestro para llamarle traidor y criminal. Pero el convoy era ya una nube de polvo a lo lejos y yo, en el medio de la alameda, con los puños cerrados, sólo fui capaz de murmurar con rabia: "¡Sapo! ¡Tilonorrinco! ¡Iris!"
10 Comentarios Temas relacionados: Literatura 

Enviado por Replica Handbags el jueves, 1 de enero de 1970

Designer Replica designer handbags, Cheap Replica Handbags at ...Cheap Handbags Discount 2pcs or More Can be Save 5%!Handbags Online We Offer High Quality Cheap Designer Handbags at a Low Price. Shop For The Top-notch Designer ...
Enviado por dongdong8 el jueves, 1 de enero de 1970

ray ban sunglasses
the north face
sac longchamp
north face
michael kors handbags
nba jerseys
michael kors outlet
north face
hermes belt
cheap nhl jerseys
manolo blahnik
fitflops
nike factory outlet
north face outlet
ugg outlet
canada goose jassen
ugg outlet store
true religion
ugg boots
pandora jewelry
coach outlet
nike air max
michael kors
the north face
ugg outlet
mont blanc pens
cheap jerseys
nhl jerseys
oakley sunglasses
coach outlet store online
ugg boots
ugg boots
jordans
ugg outlet
coach wallets
ugg outlet
canada goose
coach outlet
fitflops
pandora uk
blackhawks jersey
ugg outlet
ralph lauren outlet
bottes ugg
canada goose outlet
polo ralph lauren
coach outlet
nike air max
burberry scarf
coach outlet online
coach outlet
coach outlet
ralph lauren outlet
mlb jerseys
flip flops
jordans
birkenstock outlet
adidas stan smith
burberry scarf
coach bags
nike air max
moncler
michael kors outlet
ugg boots
coach factory outlet
michael kors
michael kors outlet
moncler
kate spade outlet
ugg australia
nike free run
jordan shoes
michael kors outlet
polo ralph
ugg outlet
ralph lauren outlet
hollister outlet
michael kors outlet
uggs outlet
ugg boots
coach outlet
adidas shoes
polo ralph lauren
red bottom shoes
ugg australia
jordan retro
pandora charms
tommy hilfiger canada
birkenstock sandals
rolex watches
north face outlet
mont blanc
prada outlet
michael jordan shoes
air max
moncler jackets
hogan
kate spade
tory burch
cheap ugg boots
louboutin
calvin klein outlet
new balance shoes
replica watches
moncler
ray ban sunglasses
nike trainers
oakley sunglasses
mlb jerseys
ralph lauren outlet
true religion jeans
michael kors
nfl jerseys
nike shoes
red bottom shoes
ugg outlet
adidas outlet
nike store
doudoune moncler
louboutin
burberry outlet
pandora jewelry
supreme new york
air max
fitflops
ralph lauren uk
soccer jerseys
supreme
polo ralph lauren
north face jackets
mbt
jordan
birkenstock sandals
jordan shoes
true religion
snapbacks hats wholesale
polo ralph lauren
ray ban sunglasses
ralph lauren
michael kors outlet
ray ban sunglasses
converse outlet
canada goose jackets
canada goose
uggs outlet
moncler
oakley sunglasses
vibram fivefingers
kate spade handbags
ferragamo
ugg boots
ugg boots
kate spade outlet
ugg boots
louboutin
adidas originals
ralph lauren
juicy couture outlet
ugg outlet
mulberry
prada outlet
longchamp
air jordan
canada goose
michael kors handbags
north face
polo ralph lauren
tory burch outlet
pandora jewelry
michael kors handbags
adidas stan smith
coach outlet
adidas yeezy boost
nike football boots
ugg boots
coach factory outlet
uggs
nfl jerseys
burberry outlet
cheap nfl jerseys
hermes outlet
polo ralph
nike air force 1
canada goose uk
uggs outlet
canada goose outlet
canada goose outlet
adidas store
nike air jordan
prada
north face outlet
the north face
nike air
supreme clothing
coach outlet
coach outlet
cheap jordans
cheap nfl jerseys
jordan shoes
uggs outlet
beats by dre
ugg outlet
ralph lauren outlet
moncler jassen
coach outlet online
ugg outlet
salvatore ferragamo
timberland
kors outlet
hermes
moncler
air jordans
oakley sunglasses cheap
nike outlet
jordans
true religion outlet
nike air max
nike running shoes
coach outlet online
ray bans
cheap ugg boots
oakley sunglasses
north face uk
coach outlet
jordan shoes
longchamp
canada goose
mont blanc pens
burberry outlet
giuseppe zanotti
nike roshe run
kate spade outlet
ugg clearance
polo ralph lauren
ugg boots
mbt
supra shoes
ray ban sunglasses
fitflops
canada goose
air jordan pas cher
michael kors outlet
ugg boots
coach outlet online
pandora charms
moncler
pandora jewelry
under armour outlet
polo ralph lauren
michael kors
moncler
canada goose
superdry clothing
kate spade outlet
mlb jerseys
longchamp outlet
nfl jerseys
oakley sunglasses
manchester united jersey
prada
baseball jerseys
ugg boots
ugg boots
moncler jacka
canada goose outlet
ferragamo
ugg
ray ban sunglasses
ugg boots clearance
ray ban sunglasses
coach outlet online
ugg outlet
true religion jeans
ugg boots
ugg australia
ugg uk
tory burch outlet
pandora charms
swarovski jewelry
canada goose
north face
tory burch outlet
oakley sunglasses
north face
nike tn
coach outlet online
north face
pandora charms
uggs
ralph lauren outlet
christian louboutin
ralph lauren
longchamp
adidas jeremy scott
nike outlet
michael kors handbags
north face outlet
oakley sunglasses
canada goose
ugg outlet
louboutin
canada goose outlet
pandora rings
christian louboutin
mulberry
adidas
north face
moncler
michael kors outlet
canada goose outlet
nike blazer shoes
adidas
coach outlet
ugg boots
ugg outlet
louboutin
moncler
north face
flip or flop
canada goose outlet
ugg boots clearance
coach outlet
the north face
jordans
ugg factory outlet
moncler outlet
hollister clothing
oakley sunglasses
michaelkors outlet
coach factory outlet
north face
ugg boots
adidas wings
michael kors
nike outlet
ugg
coach outlet
ugg australia
moncler
canada goose outlet
canada goose outlet
ralph lauren
nike outlet
michael kors outlet
ray ban sunglasses
true religion outlet
ugg boots outlet
north face jackets clearance
moncler jackets
ugg boots
ugg boots
cheap uggs
coach factory outlet
michael kors outlet
ugg boots
coach outlet
adidas shoes
ugg outlet
timberland
ray ban
ray ban sunglasses
ray ban sunglasses
ugg boots
hermes birkin handbags
christian louboutin
ugg boots
jordans
goedkope uggs
canada goose uk
nike huarache
basketball shoes
ralph lauren
longchamp outlet
ugg outlet
christian louboutin
christian louboutin
ralph lauren outlet
nike air max
coach factory outlet
nike air max
ugg boots on sale
oakley sunglasses
adidas football boots
canada goose
nike huarache
canada goose outlet
ugg australia
ugg
michael kors outlet
uggs outlet
201711.27wengdongdong
Enviado por A el jueves, 1 de enero de 1970

For this reason, Breitling sometimes dispenses with the Replica Hublot
mechanical movements that have come to be expected in a luxury Breitling Replica
This results in extremely precise multifunction watches Rolex Replica that have countdown, alarm, and additional time-zone functions.
Enviado por dongdong8 el jueves, 1 de enero de 1970

tommy hilfiger canada
nfl jerseys
rolex watches
coach outlet
michael kors
nike free
ferragamo
belstaff outlet
michael kors
converse outlet
juicy couture outlet
nike factory outlet
jordan 11
adidas superstar
gucci outlet
jordan 12
jordan shoes
nike huarache
tory burch outlet
nike air force 1
hermes belt
toms shoes
nike sb
polo ralph
nike air max 270
nike huarache
prada outlet
burberry sale
nike shoes
longchamp outlet
louis vuitton
jordans
nike air max 1
oakley sunglasses
longchamp
oakley sunglasses
louis vuitton outlet
adidas shoes
louboutin
red bottom shoes
louis vuitton outlet
oakley sunglasses
ray ban
beats by dre
christian louboutin
fitflops
ralph lauren
kevin durant shoes
coach outlet
coach outlet online
timberland
coach outlet
giuseppe zanotti
alexander mcqueen
longchamp outlet
mlb jerseys
nike free
fingerlings monkey
nike air max
wholesale snapback hats
pandora outlet
nike blazer shoes
ray ban
ralph lauren uk
hollister outlet
michael kors outlet
oakley sunglasses
burberry outlet
michael kors handbags
true religion
cheap jordans
ray ban sunglasses
louis vuitton
mcm backpack
replica watches
ralph lauren
louis vuitton
gucci slides
adidas yeezy boost
new balance shoes
air max
mont blanc pens
pandora charms
nfl jerseys
nike huarache
ralph lauren outlet
nike free run
nike trainers
nike tennis
ray ban sunglasses
polo shirts
coach factory outlet
nike kyrie 3
prada
nike outlet
red bottom shoes
red bottom shoes
supreme
adidas football boots
louis vuitton
coach factory outlet
cheap nfl jerseys
salvatore ferragamo
jordan 6
nba jerseys
timberland
michael kors outlet
jordans
supra shoes
michael kors
miu miu handbags
stussy clothing
baseball jerseys
coach outlet
ralph lauren
timberland boots
nike flip-flops
louis vuitton outlet
lebron 15
mlb jerseys
jordans
vans outlet
bcbg
adidas yeezy
adidas
ralph lauren outlet
nike outlet
birkenstock sandals
burberry outlet
jordan shoes
mlb jerseys
coach outlet
kate spade
tory burch outlet
air jordans
yeezy shoes
michael kors
nike revolution
timberland outlet
dior handbags
coach bags
louboutin
dolce and gabbana
coach factory outlet
coach outlet
polo ralph lauren
michael kors
cheap nhl jerseys
converse
hermes bags
ray ban sunglasses
true religion outlet
nfl jerseys
christian louboutin
running shoes
ray ban
chicago blackhawks jersey
christian louboutin
jordan 4
adidas stan smith
air max
mbt
nike air max 97
longchamp
ralph lauren
adidas shoes
baseball bats
toms outlet
ray bans
barcelona jersey
givenchy handbags
pandora jewelry
roshe run
pandora jewelry
ray ban sunglasses
swarovski
mont blanc
michael kors handbags
coach wallets
oakley sunglasses
coach outlet
nike dunks
mishka clothing
rolex watches
pandora jewelry
vibram fivefingers
superdry clothing
kobe 11
polo outlet
nike shox
michael kors outlet
true religion jeans
kate spade outlet
oakley sunglasses
louis vuitton handbags
stephen curry shoes
nike air max
louis vuitton handbags
jordan
air jordan pas cher
fitflops
nike factory store
kate spade handbags
pandora charms
jordan xx9
burberry outlet
undefeated clothing
bvlgari jewelry
nike air force 1
ray ban sunglasses
nike air max 2017
true religion jeans
oakley sunglasses
mbt
prada outlet
oakley sunglasses cheap
nike air max 95
marc jacobs
nike air max
nike air max 90
oakley sunglasses
louis vuitton outlet
cheap rolex watches
coach outlet
jordans
cartier bracelet
vans shoes
adidas stan smith
supreme clothing
nike mercurial
asics
ralph lauren
michael kors outlet
flip flops
mulberry
polo ralph lauren
nike cortez
coach outlet
michaelkors outlet
nike air max 2018
jordan shoes
hermes outlet
true religion
valentino
cheap jerseys
coach outlet online
supreme
coach outlet
louis vuitton
ferragamo
coach outlet store online
hermes kelly bag
nike air max
louboutin
louis vuitton
coach outlet
mont blanc pens
light up shoes
louis vuitton outlet
michael kors handbags
true religion outlet
nike outlet
prada
adidas slides
links of london
louboutin
new balance
manchester united jersey
michael kors
ralph lauren
louis vuitton
michael kors
polo ralph
tory burch outlet
ray ban sunglasses
sac longchamp
mac cosmetics
cheap jerseys
louis vuitton
christian louboutin
converse shoes
tory burch
longchamp
adidas outlet
louboutin
cheap jerseys
michael kors outlet
michael kors outlet
oakley
cheap oakley sunglasses
jordan 1
fitflops
nhl jerseys
celine
nike air max plus
tod's shoes
ray ban sunglasses
coach handbags
pandora jewelry
pandora charms
replica rolex watches
nike presto
jimmy choo outlet
louis vuitton handbags
balenciaga
ralph lauren
michael kors outlet
harden vol 1
basketball shoes
ray ban sunglasses
polo outlet
jordan
polo ralph lauren
jordan shoes
oakley sunglasses
air jordan
coach outlet
michael kors outlet
fitflops
under armour outlet
herve leger dresses
nike store
kate spade outlet
michael kors outlet
soccer jerseys
ray ban sunglasses
burberry scarves
jordan
asics
coach outlet
louboutin
adidas wings
jordan 8
supreme new york
shoe carnival
birkenstock sandals
michael jordan shoes
birkenstock outlet
nike tn
nike lunarglide
louis vuitton
swarovski jewelry
kate spade outlet
pandora jewelry
louis vuitton outlet
stuart weitzman
cheap ray ban sunglasses
adidas flip flops
jordan 3
beats by dre
nike blazer
jordan
bottega
nike air
michael kors outlet
swarovski
jordan 5
flops
hermes
nike free
van cleef & arpels jewelry
adidas jeremy scott
manolo blahnik
nike air max
flops
air jordan
nike roshe
kate spade outlet
nike shoes
dansko
adidas
wedding shoes
coach factory outlet
timberland
mizuno
20183.29wengdongdong
Enviado por 2 el jueves, 1 de enero de 1970

The watchs 45-mm case is made of satin-finished Replica Breitling and polished titanium and is engraved with Buchis signature Replica Watches geometric lines and shapes. The design motif continues seamlessly into the black calfskin strap, which is sewed Replica tag heuer watches onto rubber and hot-stamped in a gradient from black to gray. Replica hublot watches The rubber interior of the strap is also engraved with a Sang Bleu logo
Enviado por Coach Outlet Online el jueves, 1 de enero de 1970

If you have a woman in your life, or you are shopping for yourself, then you probably know all about click here. Through the help of some well known celebrity endorsers and word of mouth among fashion conscious women, coach outlet online have become their most popular selling item. Here are just a few places where you can find cheap Coach Outlet Online Store. You can find a plethora of styles and colors of the famous coach outlet store online available to bid on and in some cases. Another fantastic place to look for deals is at site that acts as outlets for Coach Outlet Store Online. These coach factory outlet will be authentic, in brand new or nearly new condition, and will usually be offered at steep discounts. Because of the popularity and value of coach outlet store online, many folks have tried to duplicate them and sell their knockoffs at Coach.com. The coach factory outlet online is one of the most popular in designer purses today. For a lot of people even cheap cheap coach purses are a bit much for their tight budget. Before giving up on owning a designer purse, or settling for a knockoff designer coach outlet sale, it is worth your time to shop around a bit and see what you can find. If you do not want to pay full retail price for a coach factory outlet online login, you could pack up and take a little trip to the nearest coach handbags outlet. There are a lot of people who are wary of shopping on official coach outlet online for various reasons, but this site is one of the best places for grabbing great deals on cheap Coach Factory Outlet Store. With the recession on the horizon, everyone is looking for deals, and cheap coach factory website are no exception. coach factory online sale handbags are perhaps the most sought after of all designer Coach factory outlet website, due to their quality and style. official coach factory outlet online are in demand due this high quality. Flip though any tabloid or rag, and you will see the famous coach factory store online in all the spreads.
Enviado por ocean123 el jueves, 1 de enero de 1970

There are those who want to collect vintage items like Michael Kors Factory Outlet with genuine and high quality leathers from Michael Kors. To be able to grab a quality Michael Kors Bags Outlet item of your choice, make sure to be very careful in selecting what to buy, how to buy and where to buy the Michael Kors Outlet Online.
Enviado por ADSG el jueves, 1 de enero de 1970

Los Omega Seamaster 1848 Limited Editions Replica de Relojes 70th Anniversary, presentados en Baselworld 2018 celebran el Replica Watches nacimiento de uno de los iconos m¨¢s importantes de la marca. Y lo hace con una reproducci¨®n casi exacta de los modelos originales Replicas Relojes La primera familia de relojes creada por Omega fue el Seamaster, lanzada en 1948. Qui¨¦n iba a pensar en aquel momento que a sus 70 a?os los relojes iban a parecer tan atractivos como lo fueron entonces. Porque eso son los nuevos Omega Seamaster 1848 Limited Editions 70th Anniversary.

Escribe tu comentario:

Nombre:
Web personal (opcional):