Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
La actualidá llaboral asturiana 
Escrito por ObservatoriuLlaboral el domingu, 3 febreru de 2008

Dende fai doce años la Caja tá presidida por Manuel Menéndez, insigne economista y presidente d’HidroCantábrico. Menos un pequeñu lapsus en 2000, desempeña’l su cargu con un poder casi absolutu y ensin dar cuentes a naide.

La prensa rexonal nun dexa d’afalalu como gurú de la economía rexonal, gracies a les fabuloses cuentes de resultaos que rubrica añu énte añu, pero la situación interna empeora continuamente con recortes de drechos pa tolos trabayadores y una xestión que prima los beneficios económicos sobre cualesquier otra cosa, dexando de lláu l’eminente calter social que ha tener una Caxa d’Aforros.

Esti procesu de deterioru llevó en 2005 a una situación tan grave, que facilitó que los tres sindicatos con representación en Cajastur, CC.OO., UGT y CSICA, dexaren a un lláu les sus diferencies y presentaren a la Dirección una serie de propuestes conxuntes.

Les demandes de los sindicatos consisten básicamente na convocatoria d’una oposición pública pa la creación d’empléu estable (la última foi en mayu’l 99), l’establecimientu d’un plan de xubilaciones con contratu relevu, el cumplimientu d’abondos compromisos d’alcuerdos anteriores, el mantenimientu del poder adquisitivu (yá qu’una bona parte de la plantía llevaba más de seyes años col 40% del salariu conxeláu), la creación d’un sistema de promoción por méritos y tresparente, que permitiere’l desarrollu d’una carrera profesional, y en xeneral, un cambéu de talante na xestión de los Recursos Humanos de la Caja, que se rixe pola arbitrariedá, l’oscurantismu y el menospreciu a la negociación colectiva, tendiendo hacia la negociación individual.

Entamó una negociación enforma amplia, pero ensin propuestes por parte de la empresa.

Esti procesu duró cerca d’un añu, hasta que n’agostu de 2006, aconceyaos los representantes de los trabayadores col Presidente, desiximos-y una rempuesta urxente, yá que la situación taba llegando a unos llímites insostenibles. Tovía tamos esperando la su rempuesta.

Una vuelta agotaes toles víes de negociación, vímonos abocaos a salir a la cai a denunciar la situación de la plantía de Cajastur y la xestión neolliberal de Menéndez. A partir d’ochobre, sucediéronse les concentraciones énte les distintes sés de la entidá n’Uviéu, Xixón, Avilés, Mieres, Sama,… La rempuesta de la Dirección énte les movilizaciones foi un bloquéu informativu dafechu, especialmente duru nos dos periódicos de mayor difusión rexonal, La Nueva España y El Comercio.

El siguiente pasu foi la convocatoria d’una multitudinaria Asamblea de Trabayadores na Escuela de Mines d’Uviéu, el día 28 de payares. Nella decidióse aumentar les midíes de presión y s’aprobó la convocatoria de dos díes de fuelga: el 29 d’avientu y el 5 de xineru de 2007. Al día siguiente, se lleó una declaración de los trabayadores na Asamblea Xeneral de Cajastur, máximu órganu de gobiernu de la entidá, nel que tán representaos los veceros, el Principáu, los Ayuntamientos y los trabayadores. Nesta Asamblea hubo un duru enfrentamientu dialécticu ente’l Presidente y ún de los representantes de los trabayadores, Marco Antuña, secretariu xeneral de la CSI en Cajastur. Esti trabayador convirtióse involuntariamente en protagonista de les movilizaciones de los trabayadores.

El dispíu de Marco, motiváu por un comunicáu internu nel que criticaba la xestión del Presidente, supunxo un puntu d’inflexón.

Con un representante sindical dispidíu pol exerciciu del su llabor, el conflictu daba un saltu cualitativu perimportante. Pesie’l férreu bloquéu nos medios, el nuesu conflictu entamó a salir a la lluz pública y los asturianos entamaron a vislumbrar l’algame de lo que taba pasando na Caxa de toos.

Un momentu especialmente duru foi la primer xornada de fuelga, contestada pola empresa con toa triba de menacies y presiones, especialmente sobre los mandos intermedios (los directores y subdirectores de les oficines). La campaña de terror y los vanos intentos de desmovilización (comunicaos de Recursos Humanos que nos decíen lo bien que tábemos y lo felices que yéremos, o l’intentu de negociar unillateralmente dispíos pactaos colos compañeros cercanos a la edá de xubilación) nun torgaron un seguimientu masivu de la xornada de fuelga, casi total por parte del personal alministrativu.

La Dirección declaró que too furrulaba con normalidá y que’l seguimientu fuera mínimu, negándose a entablar dengún tipu de conversación colos sindicatos.

Énte l’actitú de la empresa, la rempuesta de los trabayadores foi la categórica: si la primer xornada de fuelga foi masiva, la segunda fue secundada por más xente tovía, yá que munchos directores y subdirectores que nun s’atrevieron la primer vez, xuniéronse a los sus compañeros. El día 5 de xineru cellebróse una multitudinaria concentración na Plaza la Escandalera, onde se corearon consignes en favor de la realmisión del dispidíu y en demanda d’un cambéu d’actitú de la Dirección.

Énte l’éxitu abrumaor de les fuelgues, la empresa convocónos a negociar, pero ensin dar rempuestes clares a les nueses demandes y, sobre too, negándose a falar sobre la realmisión del dispidíu. El conflictu sigue abiertu y les movilizaciones continúen…

[b]Trabayadores de Cajastur[b]
1 Comentarios


Escribe'l to comentariu:

Nome:
Web personal (opcional):