Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el martes, 24 mayu de 2011

Una cuestión que ta saltando a debate públicu estos díes tres del movimientu del 15 de mayu ye la forma d'organizase. Magar qu'esti movimientu surdió de la Rede hubo una naturaleza intrínseca d'organización horizontal que lu orientó pa un sistema de tendencia asamblearia. Tampoco se puede olvidar que della xente participante nel movimientu vien de movimientos sociales nos que yá fai tiempu que s'organicen siguiendo estos patrones.

Agora apaecen voces crítiques coles asamblees. Los argumentos escontra son principalmente dellos problemes d'organización, de participación, de representación... que dalguno, efectivamente esiste pero paezme que otros deriven más bien d'una incomprensión de la práutica (o sinon de la práutica de los oxetivos de la mesma). Quiero apuntar dellos puntos dende la mio posición (de defensa del métodu asambleariu pa cualquier acción, nun lo escuendo) pa echar otru granín d'arena al debate y marcar tamién dalguna posición dende fuera.

Entamo per una frase que me fexo muncha gracia oyer, la de que "l'asamblea nun representa a naide". Y esto dame que pensar, porque o mui mal se tan faciendo les coses pa que la xente que collabora nun tenga voz nella o esperamos de l'asamblea coses que nun correspuenden a esti mou d'organización. Dando por fecho que nun se refuga nin favorez la intervención de naide (qu'en casu de facese ye un problema de fondu, non de forma a resolver poles persones implicaes y que dificilmente puede considerase entós como práutica asamblearia), hai que pensar que la representación nun asablea puede llograse bien por comunidá d'intereses (una especie de delegación de l'acción sobre daquién nel que ideolóxicamente hai enfotu) o pola mera presencia. Esto ye que nun se puede negar la representación nuna comunidá asamblearia na que nun se llega a participar activamente; la asamblea ye una forma de interacción ente persones a la que tienen qu'acudir les persones (valga la repetición...). Nun ye un arma utópica inventada por anarquistes que va traer la revolución yá fecha y perfumada a casa. Ye un martiellu pa clavar o sacar clavos, que lo mesmo que'l martiellu, necesita de xente que lu empuñe.

Tamién ye importante siñalar qu'un cimientu importante del asamblearismu ye la llibre asociación. Esta forma d'organización necesita de persones uníes por dalgún interés (y sobra, decilo, pero con voluntá d'algamalu) que bien puede tar nidiamente claru con antelación o puede dir definiéndose na práutica asamblearia (los oxetivos rellacionaos cola organización social suelen definise na práutica, por definición casi). Esto implica (atención, obviedá) que naide ta obligáu a permanecer nella pase lo que pase y decida lo que se decida. Nun quita que dalgunos movimientos asociativos tengan como misión simplemente axuntar fuerces, pero entós hai que ser realista y sacrificar la clarída d'oxetivos y soluciones propuestes, como nesti casu nel que ta comprobándose que siempre axunta más una negativa global que una propuesta concreta. Esi ye un consensu que tien que dase, tan fácil y tan difícil.

Pero en resumen, les asamblees tienen que surdir como métodu d'organización ente xente que ta d'alcuerdes en daqué y que l'asamblea nun ye dalgo total nel que tas o nun tas, puede haber estremaes asamblees qu'espresen distintos puntos de vista. Ye comprensible cierta murnia cuando alcuentres que nun compartes cuestiones medianamente básiques con un grupu de xente col que te tas rellacionando, ye una ferramienta emocional escontra la solitú a la que dacuando se tiende refalfiáu. Tampoco se puede esperar d'una asamblea más de lo qu'ún ta dispuestu a facer nella ya que la primer persona ye siempre l'actor principal del propiu naguar, el restu "namás" son compañeros nesi naguar.

L'ultimu tema sobre'l que me prestaba pasar ye la cuestión del lliderazgu. Esti ye un tema que vien de la mano con tolo que se tuvo falao enantes y pueden correr bien de ríos de tinta lletrónica sobre ello. ¿Fai falta un lliderazgu? ¿son necesarios los llíderes? Nun se puede negar que como excusa delegacionista la esistencia de llíderes ye bien amañosa. Y que estos tienden a surdir de forma natural pol dominíu del mediu utilizáu (con una dificultá distinta abondo ente'l mediu oral o l'escritu-dixital), pero a lo que me refiero equí ye a la so institucionalización. ¿Cuala ye la so necesidá? ¿pa dar visibilidá cuando la meyor visibilidá son los fechos? ¿pa ofrecer una oposición n'igualdá de condiciones al status quo?, ello ye, ponese a la so altura; o pensando maldaes ¿quiciás tendencia al dirixismu? Estes caberes entrugues paecenme importantes cuando tamos falando d'ofrecer una alternativa de soberanía popular y que diría más allá de la cuestión del reformismu reduciendo'l movimientu a otra bandera más nel mar del poder.

Como conclusión, namás repetir que les asamblees son ferramientes inútiles si nun son usaes poles persones. Y que la esixencia de participación popular, d'igualdá de poder real implica que nun seya otru sinon ún mesmu quien tenga d'echar al llombu la carga de la implicación na búsqueda de soluciones.
9 Comentarios

Unviáu por Sumiciu el miércoles, 25 mayu de 2011

Traduzco: "La asamblea del demonio"

Una cuestión que está saltando a debate público estos días tras el movimiento del 15 de marzo es la forma de organizarse. Dado que este movimiento ha surgido de la Red hubo una naturaleza intrínseca de organización horizontal que lo ha orientado hacia un sistema de tendencia asamblearia. Tampoco se puede olvidar que alguna gente participante en el movimiento viene de movimientos sociales en los que ya hace tiempo que se organizan siguiendo estos patrones.

Ahora aparecen vocas críticas con las asambleas. Los argumentos en contra son principalmente algunos problemas de organización, de participación, de representación... que alguno, efectivamente existe pero pienso que otros derivan más bien de una incomprensión de la práctica (o sinon de la práctica de los objetivos de la misma). Quiero apuntar algunos puntos desde mi posición (de defensa del método asambleario para cualquier acción, no lo escondo) para echar otro granín de arena al debate y marcar tamién cierta posición desde fuera.

Comienzo por una frase que me hizo mucha gracia oír, la de que "la asamblea no representa a nadie". Y esto me da que pensar, porque o muy mal se estan haciendo las cosas para que la gente que colabora no tenga voz en ella o esperamos de la asamblea cosas que no corresponden a este modo de organización. Dando por hecho que no se rechaza ni favorece la intervención de nadie (que en caso de que fuera así sería un problema de fondo, no de forma, a resolver por las personas implicadas y que dificilmente podría considerarse entonces como práctica asamblearia), hay que pensar que la representación en la asablea puede lograrse bien por comunidad de intereses (una especie de delegación de la acción sobre alguién en el que ideológicamente se deposita confianza) o por la mera presencia. Es decir, que no se puede negar la representación en una comunidad asamblearia en la que no se llega a participar activamente; la asamblea es una forma de interacción entre personas a la que tienen que acudir las personas (valga la redundancia...). no es un arma utópica inventada por anarquistas que va traer la revolución ya realizada y perfumada a casa. Es un martillo para clavar o sacar clavos, que igual que el martillu, necesita de gente que lo empuñe.

También es importante señalar que un cimiento importante del asamblearismo es la libre asociación. Esta forma de organización necesita de personas unidas por algún interés (y sobra, decirlo, pero con voluntad de alcanzarlo) que bien puede estar nítidamente claro con antelación o puede ir definiéndose en la práctica asamblearia (los objetivos relacionaos con la organización social suelen definirse en la práctica, por definición casi). Esto implica (atención, obviedad) que nadie está obligado a permanecer en ella pa se lo que pase y decida lo que se decida. Esto no quita que algunos movimientos asociativos tengan como misión simplemente unir fuerzas, pero en tal caso hay que ser realista y sacrificar la claridad de objetivos y soluciones propuestas, como en este caso en el que se está comprobando que siempre une más una negativa global que una propuesta concreta. Ese es un consenso que tiene que darse, tan fácil y tan difícil.

Pero en resumen, las asambleas tienen que surgir como método de organización entre gente que está de acuerdo en algo y que la asamblea no es algo total en el que estás o no estás, puede haber distintas asambleas que expresen distintos puntos de vista. Es comprensible cierta tristeza cuando se encuentra que no compartes cuestiones medianamente básicas con el grupo de gente con el que te estás relacionando, es una herramienta emocional contra la soledad a la que de vez en cuando se tiende hasta de todo. Tampoco se puede esperar de una asamblea más de lo que uno está dispuesto a hacer en ella ya que la primer persona es siempre el actor principal del propio ansiar*, el resto "sólo" son compañeros en ese ansia*.

El último tema sobre el que me gustaría pasar es la cuestión del liderazgo. Este es un tema que viene de la mano de lo que se ha comentado anteriormente y pueden correr muchos de ríos de tinta electrónica sobre ello. ¿Hace falta un liderazgo? ¿son necesarios los líderes? no se puede negar que como excusa delegacionista la existencia de líderes es muy útil. Y que estos tienden a aparecer de forma natural por dominio del medio utilizado (con una dificultad bien distinta entre el medio oral o el escrito-digital), pero a lo que me refiero aquí es a su institucionalización. ¿Cual es su necesidad? ¿para dar visibilidad cuando la mejor visibilidad son los hechos? ¿para ofrecer una oposición en igualdad de condicionas al status quo?, esto es, ponerse a su altura; o pensando maldades ¿quizás tendencia al dirigismo? Estas últimas cuestiones me paecen importantes cuando estamos halando de ofrecer una alternativa de soberanía popular y que iría más allá de la cuestión del reformismo reduciendo el movimiento a otra bandera más en el mar del poder.

Como conclusión, sólo repetir que las asambleas son herramientas inútiles si no son usadas por las personas. Y que la exigencia de participación popular, de igualdad de poder real implica que no sea otro sino uno mismo quien tenga de echarse a la espalda la carga de la implicación en la búsqueda de soluciones.


* naguar significa querer o necesitar algo con muchas ganas, no sé si es la traducción más acertada, en castellano no me pega...
Unviáu por Cronos el xueves, 26 mayu de 2011

Te lo robo. :)
Unviáu por Cronos el xueves, 26 mayu de 2011

Por cierto, 15 de mayo no? Pusiste marzo... xD
Unviáu por Sumiciu el xueves, 26 mayu de 2011

Anda, coime...arreglao en el post...gracies!
Unviáu por Yosi_ el martes, 31 mayu de 2011

El asamblearismo requiere que previamente exista una conciencia colectiva bastante fuerte, así que fracasará inevitablemente una y otra vez como método de confrontación de intereses. La cuestión es si estamos preparados para darle un buen uso, y yo diría que rotundamente no.
Unviáu por Sumiciu el miércoles, 1 xunu de 2011

Hombre, que exista un nexo no quiere decir que ese nexo sea total. Idealmente con estar de acuerdo en que hay que salir adelante juntos ya serviría y eso puede implicar disparidad de intereses en muchísimas cosas.

Claro que no estamos preparados, lo que sí es cierto es que ha llegado a un número de gente al que nunca lo habia hecho y se están probándo fórmulas que unca antes se habían probado. Y todo eso, por lástima, es muchisimo más de lo que se pudo decir en conjunto en los últimos 30 años en la Península.
Unviáu por Slagator el martes, 21 febreru de 2012

El liderazgo no es sólo consecuencia del delegacionismo del que hablas (no sé si existe este término pero me gusta :p), es también causa de éste. Favorece cierto acomodamiento en la posición pasiva del "mandado" que todos llevamos dentro, y que tanto tienta a veces. Y también fomenta el acriticismo.

La base de la asamblea debe ser la consciencia de que la mejor idea puede surgir en cualquier momento y de cualquier manera, y todas merecen la misma atención en un primer momento, antes, claro de ser evaluadas.

Y el problema de las ideas básicas es muy importante, a mi modo de ver. Pero muy difícil de resolver. Una asamblea cuyos miembros no comparten un mínimo, es difícil que prospere.
Unviáu por Sumiciu el llunes, 23 abril de 2012

Está clarisimo, el liderazgo en este contexto tiene un componente de autoridad y esta tiende a perpetuarse fomentando, como dices, que también promueva ese lavado de manos en la conciencia social y vuelta la rueda a girar.

El resto es ya cuestión de tener mínimamente claro el camino y la dirección a partir de ahí ya empiezan a saltar las lineas rojas que definen el mínimo y el común interés que agita la colaboración.
Unviáu por Replica Watches el xueves, 17 ochobre de 2013

Vip Swiss Replica Watches UK - Cheap Fake Watches UK Outlet- Watch House Basel Special Report,Replica Rolex Watches the annual clock replica watches uk industry event in Basel Fake Watches International Table Fair kicked ...

Escribe'l to comentariu:

Nome:
Web personal (opcional):