Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el martes, 8 mayu de 2007

Estaba hasta los huevos de aguantar todas aquellas horas encerrado, el autobús no llegaba y me temía serias perturbaciones a lo largo del camino. Adoptaba mi posición de ausente con lugar reservado en la cola y empezaba a construir mi burbuja típica de aquellos momentos.



Echaba un ojo alrededor, entre el sopor, a la búqueda de novedades. Ella me llamó la atención, en un sillón del coche que estaba esperando en el andén charlando alegremente con una amiga.




No tardó ni un segundo en llamarme la atención, sus gestos delataban una naturalidad desconocida, su sonrisa parecía sincera y en sus movimientos no medía ni un sólo guiño en cuanto quería exteriorizar. No se estaba quieta, se movía como mil demonios, pero despedía un "buen rollo" que no era capaz de ponerme nervioso (a mí, rey de los amasijos de nervios y otras hierbas de comerse crudas).



Había un cristal de por medio, un ambiente distinto y una escena diferente por lo que la conversación, obviamente, me resultaba lejana, ajena y sorda. Pero a simple vista, y a pesar de las dioptrías se hacía entender y me comunicaba más que la macedonia de carteles que hacían de fondo de foto con frases que pretendía persuadirme y engañarme abiertamente con el fin de que tomase el dichoso camino a la caja y depositase en ella los últimos gramos de confianza. Mi preciosa confianza.



Ella sabía, reir, hacerse la sorprendida, llamar la atención, darle un toque de color y movimiento a todo lo que había alrededor. A pesar de no ser un diez de expresión, un cánon isométrico o una pierna demasiado larga.



Mientras yo, colapsado en mi cara de pócker, perdido a nivel de expresión entre la muchedumbre aletargada. Manteniéndome en la mesura correcta que mándan las leyes del buen gusto y la no cooperación personal, luchaba como cada día por mantenerme desapercibido y no exteriorizar. Como aquella inmensa aglomeración de puntos negros, como aquel ejército de soldados sin gusto ni reacción aparente que tomaban cada día las calles en perfecta formación marcial y cabeza baja.



Nosotros, discapacitados para pronunciar una sonrisa sin la menor razón aparente. Nosotros que juzgamos por el discutible don que nos otorga la razón. Nosotros, de cromosomas contados y perfectos...nosotros, todavía tenemos la cara dura de llamarlos subnormales...



Maldita normalidad la que nos atraviesa.
1 Comentarios

Unviáu por Replica Handbags el xueves, 1 xineru de 1970

fake cheap bags: Wholesale Cheap Replica Designer Handbags Discount ...We offer cheap replica handbags discount Bags Online handbags from China at outlet price, knock off leather handbags wholesale on sale.

Escribe'l to comentariu:

Nome:
Web personal (opcional):