Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
"Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga" 
Escrito por Slagator el sábado, 14 de marzo de 2009

Texto de J. Galdio y Yosi_:

La noche sorprendió a Eleazar en el bosque, rendido sobre una pila de leños de sauco y otros restos de lo que durante a penas dos semanas y hasta hacía 30 minutos, había sido su casa, mal haríamos llamándolo hogar, jamás se dejó advertir por allí atisbo alguno de calor o protección. Había visto atardecer rodeado de un silencio extraño que hacía presagiar algo, y a pesar de haber exprimido con ansiedad cada segundo mientras el sol caía tras el horizonte, no fue suficiente. Había pasado por esto otras veces. La zona donde residía, explotada años atrás, carecía ya a esas alturas de los materiales necesarios para levantar un edificio medianamente consistente. El poblado amanecía en ruinas día sí, día también. Cualquier leve ventisca conseguía derribar la mayor parte de las chabolas sin mayor dificultad. Eleazar vivía entregado al perfeccionamiento de su técnica de construcción, tratando de edificar una guarida con la solidez suficiente para pasar una sola noche a salvo de las sombras que poblaban sus sueños bajo el estremecedor vacío de la intemperie. Pero los pequeños avances seguían revelándose insuficientes.

La tormenta había sido relativamente fugaz, y las recordaba más voraces, había comenzado de forma repentina con un fuerte estallido seguido de una pequeña tempestad casi apaciguadora. No fue más intensa que otras tantas en aquella tierra devastada donde cada noche el viento barría con indiferencia todo rastro de vida. En cualquier caso bastó, y esto a nadie sorprende, para derruir los frágiles soportes sobre los que había fundado su morada, y con ellos, como era de esperar, todo lo demás.

La lluvia, debatiéndose entre la calma y la agitación mientras combinaba ambas en intervalos sorprendentemente breves, aventuraba un nuevo arrebato de relámpagos precedidos por cegadores rayos de luz.
Suplicó al miedo una tregua, de no más de cinco minutos, para intentar poner buena cara a la desdicha y mirar al cielo acogiendo con gratitud la ofrenda que de él emanaba.

Aprovechó la calma momentánea para revolverse entre las ruinas e intantar paliar las secuelas del desastre. Al cabo de un rato la lluvia cesó y, ajeno a cuanto le rodeaba, se dispuso una vez más a reparar los efectos del castigo como tantas otras veces había hecho, lidiando con el caos entre punzadas de amargura, impotencia y resignación. Se dio cuenta que había quedado atrapado bajo los restos de su cobijo, fue necesario un gran esfuerzo para liberarse y salir tambaleándose del cúmulo de madera y barro que lo apresaba. Tras un instante en pie, un escalofrío le recorrío la espalda empapada en agua helada y sintió repentinamente una temible presencia tras él. Aguardaba en la oscuridad, sigilosa y estática, flexionada sobre sus cuatro patas, mirada atenta, cuerpo en tensión. No fue necesario girar la cabeza....
Sobre el raciocinio y sus múltiples propuestas, sobre la reflexión y todo un abanico de posibilidades planteadas desde la más lógica perspectiva - permanecer inmóvil o distraer la atención del animal -, la ponderación racional de causas y efectos... se impuso el instinto, el impuslo automático, apremiante e irresistible de huir. Una fuerza casi sobrehumana tomó las riendas de la situación y el control de su cuerpo para velar por su supervivencia. Todo se nubló a su alrededor y una voz procedente de lo más profundo de sus entrañas le habló con el tono de quien está acostumbrado a ser obedecido sin réplica y le dijo: corre.

Y corrió. Corrió por el bosque sin dirección, ni estrategia ni refuerzos extras. Sólo sus músculos. Su cuerpo se agilizó, hasta casi duplicar la velocidad cuando el peligro se hizo patente, se sirvió de todas sus reservas físicas para explotar muy por encima de sus posibilidades habituales su capacidad de resistencia, prolongando considerablemente su aguante corporal. Y su vista se agudizó, para ayudarlo en la confusión de la noche a sortear a una velocidad inusual todos y cada uno de los árboles que se presentaran en su camino.

La esperanza tomó el color de la lumbre de una chimenea hogareña, cuando avistó a lo lejos una sólida casa, de las de hierro y cemento, de las que resisten al más impetuoso huracán.

Saltó resuelto la verja que protegía el jardín de descuidadas pisadas ajenas. La casa estaba custodiada por cuatro resistentes paredes de hormigón, innecesariamente gruesas. El animal más salvaje sería incapaz de quebrantarlas. Se precipitó hacia la casa con la osadía fruto de la desesperación, convencido de encontrarse a salvo entre sus semejantes sin llegar siquiera a plantearse la idea de una posible respuesta hostil ante una situación tan imperiosamente acuciante como aquella.

Creyó morir de agotamiento segundos antes de aporrear la puerta con el peso de su cuerpo y el ímpetu de su alma. Bastó un segundo para almacenar el oxígeno que le permitiera gritar a pleno pulmón durante un buen rato, acompañando los golpes con desgarradores aullidos de socorro. En el interior de la vivienda, la familia no era ajena al suplicio que acontecía en el exterior. Prefirieron guardar silencio.

De la tercera llamada sin respuesta Eleazar dedujo que nadie tenía la menor intención de acudir en su auxilio. Corrió hacia la ventana en un acto desesperado y logró alcanzarla de un único salto, golpeándose contra el muro y aferrándose a ella con torpeza mientras sentía fluir la sangre ardiente resbalando por su cara. La ropa húmeda y desgastada entorpecía sus movimientos. Descansó la mitad de su cuerpo sobre la repisa, el torso casi al completo y la pierna izquierda, quedando la derecha en suspenso. El peso de sus zapatos encharcados tiraba de su cuerpo hacia abajo, donde la boca de la bestia aguardaba impaciente segregando cantidades ingentes de saliva. El lobo se abalanzaba rabioso contra la pared tratando de conseguir un impulso lo suficientemente intenso para atrapar al menos una de las extremidades de su presa. La frustración y el miedo se unieron para sacudirle en una oleada de rabia, y puesto que nadie se disponía a abrir la ventana desde dentro, envolvió su brazo derecho en el pequeño pañuelo que llevaba anudado alrededor de la cabeza, y tensándolo, arremetió repetidamente contra el cristal hasta hacerlo añicos.

Calló al suelo de la sala de estar sobre los mismos cristales de la ventana que acababa de reventar. Se sacudió levemente los pedazos semi-incrustados en las palmas de sus manos, reposando extenuado sobre el resto, y dejó caer la cabeza hacia atrás como implorando una dosis extra de oxígeno. La sangre que no dejaba de brotar de su brazo empapó buena parte de la moqueta.
Su presencia no había conseguido sino alarmar a los habitantes de la casa, que lo miraban perplejos, aterrados, trastornados, como a la espera...
Era plenamente consciente del estorbo que su repentina irrupción había supuesto para los habitantes de la casa. Se vió a sí mismo reflejado en los ojos de aquella familia como un salvaje, totalmente extraño a aquel lugar en que cada detalle le hacía sentir que sobraba. Las reacciones se dividían en la sufrida e indomable empatía de los niños, todavía no completamente adiestrados para la enajenación total del prójimo, y una extraña mezcla entre desconfianza hostilidad y desconcierto, por parte de los padres.

El sudor espeso que resbalaba por su frente para terminar desapareciendo por el cuello de su camiseta, el temblor de su mandíbula, su mirada inquieta y penetrante, los jadeos, las convulsiones repentinas. Todo en él resultaba irritante, molesto, turbador. Traía consigo barro, estiércol y algún diminuto pedrusco incustrado en la suela de sus zapatos; traía sudor, aferrado a su ropa en puntos específicos de su anatomía; pero lo más molesto era ese olor a muerte que lo había perseguido durante toda su vida, con más intensidad en determinadas situaciones, y que ahora se atrevía a irrumpir por vez primera en los órganos sensitivos de los allí presentes. La decisión estaba tomada: el invitado no podía quedarse. El placer altruista o ególatra (con más frecuencia ególatra que altruista) de salvar una vida de ninguna manera compensaría el incordio de tener que soportar toda una noche los infatigables aullidos de un lobo ávido de carne humana escoltando la salida principal.

El padre, en tanto que protector moral de sus hijos, ordenó a su mujer encerrarse con los niños en la habitación conyugal, interior y segura, a fin de mantenerlos al margen de todo lo que allí iba a suceder. La madre procuraba absolver su reprochable conducta delegando la responsabilidad y volviendo la vista hacia otro lado, mientras hacía entender a sus hijos la inviabilidad de mantener el orden y la armonía familiar dejándose asaltar e invadir por cada solicitante de asilo transitorio o permanente - nunca se sabe - ¡dónde estaríamos ahora nosotros! No se molestó siquiera en considerar la cantidad de viviendas que podrían edificarse con el material acumulado en la suya, ostentosamente amplia, manteniendo intactas las garantías de seguridad en todas ellas. Los niños no prestaban atención a los intentos de autojustificación de su madre, sólo lloraban, aturdidos. No estaban acostumbrados a los gritos desesperados ante el acecho de la muerte. Nunca antes la sintieron tan cerca.

Finalmente el cabeza de familia decidió hacerse cargo de la situación encarándose con el intruso. Con la ventaja indudable que da jugar en casa pero aún así sin tenerlas todas consigo, se dirigió a él levantando el tono y con una voz temblorosa que pretendía fingir firmeza instó a Eleazar a abandonar la casa de inmediato. Ante su mirada perpleja repitió la orden cada vez con mayor énfasis, intentando una y otra vez amedrentar a su indeseado invitado, sin llegar a percatarse de que todo lo que pudiera ocurrierle allí dentro sería infinitamente preferible a lo que esperaba en el exterior de la vivienda. Viendo que nada parecía surtir efecto y aguijoneado por las silenciosas exigencias de su familia, optó por pasar a la agresión física. Tras un intenso forcejeo, logró arrastrar a su descortés huesped (desprovisto ya de cualquier ápice de energía) a la ventana por la que había accedido. Eleazar imploraba por su vida mientras procuraba resistir enganchado a los brazos que se zarandeaban tratando de deshacerse de él. En el fragor de la lucha, para su agresor ya se había convertido en un animal como el que aguardaba ansioso para cobrar su presa. Los gritos, la sangre y la adrenalina desatada en la pelea habían logrado dejar a un lado la conciencia que durante unos instantes, mientras se comtemplaban cara a cara, había supuesto un pequeño obstáculo, y ahora solo se trataba de una lucha sucia, a vida o muerte, en la que ganar confería automáticamente la autoridad necesaria para salir moralmente indemne de la situación. El final estaba cerca, víctima y verdugo sintieron como el tiempo se paraba, y se dirigieron una última mirada antes de que Eleazar fuera abandonado a su suerte bajo las garras y dientes del animal, que lo envolvieron entre restos de su propia sangre y la espuma emergente de la boca de la fiera.

Mientras, el anfitrión tapiaba el hueco que había dejado el cristal despedazado con estacas de madera más resistentes a los (posibles futuros) golpes de un puño humano, y procuraba tranquilizar a su familia comunicando haberse deshecho del criminal, el peligro había pasado. Prohibió salir a los niños hasta que la lluvia matutina hubiese borrado de la fachada todo rastro de la sangre salpicada, y por lo demás, la rutina siguió adelante como cualquier otra jornada invernal a resguardo de toda inclemencia.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Supongamos ahora que el lobo se llama Hambre. Eleazar es en este caso un nombre aplicable a cualquier inmigrante económico, y la casa es simplemente una metáfora de nuestra privilegiada región. El cristal que desgarra el brazo simboliza las afiladas aguas del Mediterráneo, y la sangre que brota de la herida los pedazos de vida (o vidas enteras) que expiran en las pateras.

Sus puertas y ventanas representan las fronteras políticas que del mismo modo deciden quién tiene más derechos (humanos, universales e inalienables), y quién merece más la vida. El miedo es el miedo, la desesperación la desesperación, y la vida encarna a la vida, esa vida que nunca termina de agarrarse por completo al cuerpo en el que habita, y amenaza con volar cada vez que nuestro amparo se desploma sobre nosotros.

Los Eleazar que murieron, mueren, y seguirán muriendo devorados por el hambre, no son ahora honrados como mártires de un sistema injusto, ni serán recordados por su valor, su lucha, y por la manera tan injusta como terminó su vida. Constarán para siempre en la lista negra de "repatriados" que osaron penetrar nuestras fronteras, pero que gracias a la paternalista labor del gobierno, no pudieron robar nuestro trabajo ni aprovecharse de nuestra seguridad social.
15 Comentarios Temas relacionados: Política  Sociedad  Relato 

Enviado por na el jueves, 1 de enero de 1970

a mi me gusta mas cuando no me dicen lo que representa cada cosa. tengo mi propia interpretacion aun cuando no coincida con lo que los autores quieren plasmar.
pero no seamos mojigatas. el texto es brutal.
enhorabuena y tal.
Enviado por Cronos el jueves, 1 de enero de 1970

Coincido en que el texto es mejor sin la explicación. Sobre todo porque denuncia una actitud que va muchísimo más allá del tema de la inmigración, y que deriva en esa injusticia, pero tambien en muchas otras mas. La acumulación injusta de recursos (que el capitalismo entroniza) es un problema en si mismo, y es EL problema del que derivan muchos otros. Eleazar podría ser cualquier excluido.

Y tambien coincido con el comentartio anterior en la enhorabuena. El cuento, la alegoría, es un clásico en determinados movimientos para hablar de política de forma accesible.
Enviado por na el jueves, 1 de enero de 1970

mira que es raro que tu y yo coincidamos.
¿te encuentras bien?
Enviado por Slagator el jueves, 1 de enero de 1970

Os comento, chicos.
Dudé bastante sobre si incluir o no la explicación. Lo que ocurre es que son precisamente esos tres últimos parrafitos el germen de todo el texto. El texto iba a estar escrito en mi tono y estilo habituales, iba a ser una de tantas protestas en forma de artículo de opinión. Pero al intentar compararlo con el caso de un hombre corriente huyendo del lobo como todos huiríamos de la muerte (metáfora esta que se me ocurrió sobre la marcha, ni mucho menos estaba ideada previamente a empezar a escribir), me percaté de que quizá llegara mejor el mensaje poniendo al lector en esa situación como punto de partida, no sé si me explico. Es decir, que no se supiera desde el principio por dónde quiero llevaros, para evitar una predisposición a entenderlo de una manera u otra. Simplemente exponeros al ejemplo directamente, poneros en el pellejo del protagonista, y sólo al final, mostraros las semejanzas.
Este es un texto para aquellos cuya idea respecto a la inmigración se puede resumir en esa última frase. Vamos, el cambio de orden se me ocurrió en el curso de la redacción.

Y sí, una vez redactado pensé en prescindir de la explicación. Pero antes de tomar la decisión se lo envié a dos personas para asegurarme de que el mensaje llegaba sin necesidad de aclaración adicional. Y a ninguna de ellas se le pasó por la cabeza un sentido más allá del expuesto explícitamente. Y puesto que mi intención es hacer reflexionar a todo el que lo lea sobre el tema de la inmigración, creí finalmente que sería más práctico añadirlo.
Además me gusta verlo más como una conclusión que como otra cosa. El último párrafo recoge no sólo el mensaje implícito del relato, sino también mi homenaje a todas las víctimas de este fenómeno.

Estas son las dos razones por las que creí oportuno meterlo.

Por otra parte, Cronos, tienes razón, la inmigración es sólo uno de los muchos aspectos del sistema capitalista. Pero en esta ocasión, me vi movida a escribir a raíz de un acontecimiento concreto del que tuve noticia, y quise dedicarle un post entero. Por supuesto que se puede extender a otros problemas originados por el sistema y estrechamente relacionados con este mismo. Sólo que en estas circunstancias, me refería muy específicamente a este asunto.
Enviado por na el jueves, 1 de enero de 1970

jo, gracias por compartir el proceso de creacion. no me lo esperaba. la verdad es que a la hora de comentar muchas veces olvido todo lo que hay detras. lamento no saber ser mas constructiva en mis opiniones.
si creiste oportuno meterlo, bien metido esta. no dejes que ni yo ni nadie te ralle. por lo poco que conozco tu estilo y tu tono, se sale. no coincide con el mio, y por eso me llama la atencion y te lo digo. es como lo de la sencillez de la piramide. puede ser beneficioso decirlo todo, pero tambien contraproducente. "pobre del texto que dice todo lo que el lector debe saber" segun mis esquemas, claro. me gusta demasiado el pantanoso terreno que dejamos a la imaginacion. pero claro, si todas lo hicieramos igual ya no se llamaria creacion.
ten en cuenta que los andamios que usamos para construir el edificio son derribados cuando ya no son necesarios.
y eso es algo que solo esta en la mano de las autoras.
estoy impaciente por leer mas.
salu!
Enviado por Cronos el jueves, 1 de enero de 1970

Conste, que el comentario sobre la explicación era partiendo de la base de que el texto me había gustado. Es más fácil encontrar pequeños defectos en un buen texto que pequeñas virtudes en uno malo. :)
Enviado por torres el jueves, 1 de enero de 1970

La idea y el formato me parece cojonudo para concienciar del problema a los que todavía no lo están. Lees la primera parte y entiendes lo injusto de la situación sin prejuicios de por medio, y al observar la analogía te rindes ante la evidencia de la lógica argumental. Muy bueno.
Enviado por Slagator el jueves, 1 de enero de 1970

Exacto, torres. Eso es lo que quise expresar, gracias por aclararlo.
Enviado por Haipai Noble el jueves, 1 de enero de 1970

its a lovely web site ,i would like it , I am glad that you simply shared this helpful information with us. iwill be back soon.
Enviado por Nail Polish Dryer el jueves, 1 de enero de 1970

H Good post.This is a very nice blog I wonder why the other of this sector do not notice this. am sure this post has helped me save many hours of browsing other similar posts just to find what I was looking for. Thanks! Nail Polish Dryer
Enviado por leather women bag el jueves, 1 de enero de 1970

Shopping for 2013 New leather women bag - PandaHope.com
Enviado por leather women handba el jueves, 1 de enero de 1970

Shopping for 2013 New leather women handbags - PandaHope.com
Enviado por leather womens bags el jueves, 1 de enero de 1970

Shopping for 2013 New leather womens bags - PandaHope.com
Enviado por Replica Watches el jueves, 1 de enero de 1970

Replica Rolex|Replica Watches|Replica Swiss Rolex|Buy online all of the most popular brands of today like Replica Rolex Swiss Replica watches in out store.Free Shipping Both Ways on Watches.365 Day Returns.Replica Watches UK Huge Selection!
Enviado por xiaozhengm el jueves, 1 de enero de 1970

2016-1-30 xiaozhengm
coach factory outlet
michael kors
moncler jackets
christian louboutin outlet
michael kors
michael kors handbags
jordan 8
ralph lauren outlet
nike trainers
louis vuitton outlet
ugg boots
timberland outlet
michael kors
michael kors handbags
sac longchamp
coach outlet
coach outlet
jordan 6
coach outlet store online
ray bans
canada goose outlet
louis vuitton outlet
ugg outlet
coach outlet
michael kors bags
jordan 4
fitflop uk
ed hardy uk
oakley sunglasses
longchamp handbags
nike air max
coach outlet
michael kors outlet
louis vuitton
gucci
nike blazer
michael kors handbags
michael kors outlet online
louis vuitton outlet
cheap jordan shoes
uggs outlet
fitflops
nike outlet store
ray ban sunglasses
true religion outlet
michael kors outlet
air jordan 13
burberry outlet
coach canada outlet
gucci borse
michael kors outlet
nike roshe runs
louis vuitton handbags
oakley vault
marc jacobs
nike shoes
christian louboutin outlet
toms shoes
michael kors outlet
coach factory outlet
basketball shoes
ralph lauren uk
louis vuitton handbags
nike store
hermes uk
michael kors uk
soccer jerseys
michael kors
ugg sale
ugg boots
sac longchamp
coach outlet
new balance outlet
chaussure louboutin
louis vuitton outlet
louis vuitton
michael kors
coach outlet
jordan retro 3
canada goose uk
oakley sunglasses
pandora jewelry
ghd
adidas outlet store
coach outlet
christian louboutin uk
toms outlet
coach factory outlet
burberry outlet online
louboutin
ray ban sunglasses
kate spade handbags
louis vuitton
coach factorty outlet
adidas uk
cheap toms
kate spade
sac longchamp pas cher
nike free run
coach outlet
true religion outlet
mulberry bags
michael kors outlet
chi flat iron
michael kors handbags
mont blanc pens
burberry outlet
ugg sale
kate spade outlet
burberry outlet
toms outlet
ralph lauren pas cher
louis vuitton borse
moncler jackets
mont blanc pens
canada goose
coach outlet
cheap jordans
adidas shoes
adidas shoes uk
toms
coach factory outlet
toms shoes
gucci outlet
christian louboutin outlet
cheap ugg boots
coach outlet
gucci outlet
polo outlet
adidas gazelle
ray ban sunglasses
ed hardy outlet
nike blazers
hermes belt
polo outlet
michael kors handbags
louis vuitton outlet
michael kors outlet
coach factory outlet
michael kors outlet
pandora charms
jordan pas cher
fitflops
north face outlet
snapbacks wholesale
rolex replica watches
louboutin
tiffany and co
nike free runs
ugg boots
mizuno running shoes
hollister outlet
michael kors outlet
ugg outlet
louis vuitton handbags
coach factory outlet
michael kors outlet
abercrombie
cheap uggs boots
true religion outlet
adidas trainers
juicy couture
air jordan uk
nike uk
adidas superstars
ghd hair straighteners
ugg australia
burberry outlet
cheap uggs
ray ban sunglasses
longchamp bags
michael kors outlet online
polo ralph lauren
burberry outlet
ugg outlet
kate spade outlet
michael kors uk
michael kors outlet online
tiffany jewelry
nike outlet
mcm outlet
burberry outlet online
toms outlet
ray ban sunglasses
ray ban
ralph lauren uk
ralph lauren outlet
christian louboutin shoes
michael kors uk
ralph lauren outlet
sac longchamp pliage
oakley sunglasses
true religion jeans
ray ban outlet
air force 1
michael kors outlet
nike roshe run women
ugg boots
tory burch outlet
nike air jordan
kate spade outlet
timberland boots
louis vuitton
michael kors outlet
coach outlet
louis vuitton outlet
michael kors outlet online
michael kors handbags
cheap jordans
louboutin pas cher
fitflops
jordan 4 toro
jordan 3
nike air max shoes
coach factory outlet
ugg outlet store
nike huarache trainers
jordan 8s
caoch outlet
true religion jeans
coach outlet
nike sb shoes
kate spade outlet
ugg boots
adidas originals
louis vuitton bags
nike sb
michael kors outlet
coach factory outlet
canada goose jacket
toms outlet store
louis vuitton handbags
louis vuitton pas cher
canada goose
jordan 3 infrared
louboutin
michael kors outlet
nike tn
coach factory outlet
coach outlet
canada goose jackets
air jordan pas cher
oakley sunglasses
ture religion outlet
michael kors
ugg boots
louis vuitton
moncler outlet
nike air max uk
michael kors outlet online
michael kors outlet uk
cheap jordans
fitflops clearance
michael kors handbags
air max 95
mcm outlet
toms wedges
oakley sunglasses
longchamp outlet
toms outlet
michael kors handbags
gucci outlet
nike outlet
instyler max
michael kors outlet
jordan 13
canada goose outlet
true religion
jordan shoes
running shoes
coach factory outlet
oakley sunglasses
nike uk
true religion
christian louboutin outlet
coach outlet
canada gooses outlet
prada outlet
cheap uggs on sale
coach outlet
cheap jordan shoes
nike air max
michael kors outlet
north face jackets
christian louboutin
nike trainers
air jordans
nike cortez
ghd straighteners
michael kors uk
christian louboutin outlet

Escribe tu comentario:

Nombre:
Web personal (opcional):