Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
 
Escrito por Cronos el jueves, 26 de noviembre de 2009

Nido de misterios.

Comenzaba a hacer frío. Un manto de oscuras nubes cubría el cielo y una brisa helada proveniente de las colinas del norte atravesaba la llanura. Parecía que iba a llover, y estaba oscureciendo muy rápido para la altura de la tarde en la que estaban. Vanya, segura ya de que estaba en el lugar que buscaba, bajó de su caballo. Un buen animal, sin duda. Pequeño, ligero y rápido, el caballo ideal para un elfo.
Miró a su alrededor. Al norte, a medio día de camino a caballo estaban las estribaciones de las colinas de Senarel, que separaban las amplias llanuras del vasto Desierto de Sendar, en cuyo límite nororiental estaba la colonia de los elfos de Iniriel, de la que provenía Adrash. No pudo evitar sentir cierta rabia cuando recordó al Caballero del Fénix. Al sur, a casi otro día de camino a caballo, al menos en ese caballo, se podían ver, a pesar de la falta de luz, el comienzo del gran bosque en el que se hallaba Arbórea. Al este y al oeste, la llanura continuaba hasta el límite de su vista. En medio de todo esto, nada. Sólo hierba, una enorme extensión casi plana de hierba que cubría días y días de camino de este a oeste.
En este lugar se encontraba hasta hacía unos meses el principal enclave de los lezzars. Pero poco quedaba de dicho enclave. Ahora, lo único que se podía observar que indicase que habían estado aquí durante años, o quién sabe si siglos, eran los senderos marcados en la hierba dura y semiseca del suelo, los huecos dejados por multitud de hogueras, y los restos de un par de chozas quemadas hacía ya semanas. De los hombres lagarto, nada. Ni uno solo, ni un movimiento, ni un ruido que rompiese la monotonía de la brisa. Tan sólo el silbar del aire al atravesar la hierba.
Sin embargo, estaba intranquila. Algo le decía que había peligro cerca, más cerca de lo que quería creer. Parecía que aquellos seres repugnantes hubiesen desaparecido en medio de la nada, sin dejar ningún rastro. No habían ido al norte ni al sur, y sus espías y vigilantes al este y al oeste no habían visto nada de ellos. Un grupo tan grande de lezzars no pasaba desapercibido fácilmente. Y menos en aquella estéril llanura. Tenían que estar en algún sitio, pero no se le ocurría dónde.
Acarició un par de veces a su caballo para que estuviese tranquilo. Ajustó el enganche de su espada y afirmó su arco sobre el hombro. Comprobó que el carcaj estaba en su posición exacta y, sin alejar la mano derecha de la empuñadura de su espada, se dispuso a acercarse a los restos de las chozas, procurando hacer el menor ruido posible, sin sacar ojo de los pocos lugares en los que alguien pudiera estar oculto. Su corazón latía bastante acelerado. Estaba segura de que allí había algo, sentía un peligro latente.
Avanzó lentamente hasta que estuvo cerca de la entrada chamuscada de una de las chozas. Era circular, de cinco o seis pasos de ancho, construida con madera y pieles curtidas, y estaba casi completamente derrumbada en el suelo. Nadie podía estar allí. Echó un vistazo al suelo, en busca de alguna pista sobre el paradero de aquellos seres. Nada. Sólo trozos de madera quemada y de cuero. Ni una sola inscripción en el cuero, nada que llamase su atención. Tendría que acercarse a la otra choza.
Comenzó a caminar poniendo su atención en no hacer ruido, y en escuchar los sonidos que le llegaban. Sólo el viento. La otra choza estaba más entera. Las paredes de pieles curtidas se mantenían en pie en parte, y el techo, del mismo material, estaba caído sobre el suelo. No podía estar segura de que allí no hubiese nadie oculto. Descolgó lentamente el arco de su hombro y sacó una flecha del carcaj. Tras colocarla en la cuerda del arco, agarró ambos con la mano izquierda, dispuesta para disparar si algo ocurría. Avanzó unos pasos más rodeando la choza, hasta que estuvo segura de que todo su interior había estado al alcance de sus ojos. Entonces avanzó hacia ella. No había nadie allí. Sin embargo su corazón seguía acelerado, seguía tensa. Cuando estuvo a unos pasos de la choza, más grande que la otra, aunque de construcción similar, volvió a colocar el arco en su lugar, y desenvainó su arma. Continuó avanzando, espada en mano y comenzó a examinar los restos en busca de cualquier cosa que le aportase información.
Caminaba sobre las pieles curtidas que habían formado el techo. Al dar un paso, el suelo a sus pies falló, y se vio engullida por la tierra.
Se golpeó con el suelo en un nivel inferior. Estaba rodeada de una tupida oscuridad que sus ojos de elfa sólo podían penetrar a duras penas. Rodó sobre si misma en el suelo, hasta que notó el impacto de una pared contra su hombro. Se quedó en cuclillas, pegada contra la pared, intentando acallar el sonido de su respiración, sin dejar de agarrar fuertemente su espada, lista ante cualquier ataque. ¿Cómo podía haber sido tan descuidada? Poco a poco, fue controlando su respiración y sus ojos se fueron acostumbrando a la falta de luz.
Estaba en una cueva estrecha, sin duda de origen natural. No era demasiado alta, aunque podría caminar erguida por ella cómodamente. La cueva continuaba hacia los lados, sinuosa, hasta que desaparecía de su vista en la penumbra. Trozos de piel curtida colgaban sobre ella del hueco en el techo. Se incorporó y tiró de los jirones de piel para asegurarse de que tenía una salida. Estaban firmes. Con el estruendo que había hecho al caer, si había alguien allí dentro, ya sabría de su presencia, así que necesitaba una salida segura.
Miró de nuevo hacia los lados. Seguía sintiendo esa sensación de peligro, pero no había nada que le indicase el motivo. Se mantuvo en silencio unos instantes, aguantando la respiración, y le pareció oír un sonido, similar a un latido lejano, a su derecha. Ninguna señal que indicara actividad hostil. Decidió avanzar hacia aquel extraño latido. Las paredes de la cueva eran irregulares y estaban húmedas. El latido era cada vez más claro.
Según avanzaba, la cueva se iba iluminando tenuemente. La luz, que provenía del lugar hacia el que avanzaba, era de un tono más bien verdoso y su intensidad variaba a la vez que el sonido latente que oía, dándole a su alrededor un aspecto fantasmal.
La sensación de peligro fue a más mientras avanzaba por el pasillo. Las variaciones de la luz hacían que viese peligro en cada saliente de la roca, en cada hueco. Sin embargo seguía sin oír nada. Su corazón latía cada vez más fuerte y su cabeza le pedía cada vez más insistentemente que diese la vuelta y volviese con refuerzos. Hizo caso omiso de ambos y siguió caminando. Aquella misión se la habían encomendado a ella, y la llevaría a cabo.
La cueva se ensanchaba algo más allá de donde estaba. La luz parecía provenir de allí, al igual que el sonido de los latidos, que cada vez confundía más con los suyos. Desenvainó de nuevo la espada y se acercó lentamente. Sólo podía oír latidos, nada más. No parecía que hubiese nadie allí, sin embargo aquella luz tenía que tener un origen. Se acercó pegada a la pared al borde de la zona que se ensanchaba. Escuchó unos segundos y, en cuanto tuvo arrestos, asomó la cabeza y echó un vistazo al interior.
El espectáculo era sumamente desagradable. Pegadas a las paredes de la cueva había lo que parecían varias crisálidas que casi llegaban al techo, de piel semitransparente, pegadas con lo que parecían mucosidades al suelo. Dentro de las bolsas había seres vivos inmersos en un extraño líquido de color verdoso y transparente. Casi todos parecían humanos, pero había algo raro en ellos. La luz verdosa provenía de esas crisálidas, igual que los sonidos de latidos.
Volvió a asomar la cabeza para comprobar que no hubiese nadie en la zona. Esta vez permaneció unos segundos esperando algún movimiento extraño. Ninguno. Salió de la protección que le ofrecía el recodo en la cueva y, antes de examinar las crisálidas, comprobó las entradas de la habitación. La cueva se cerraba al final, y había unas escaleras labradas en el suelo, que quedaban sumidas en la más completa oscuridad unos pocos escalones más abajo.
Se situó de manera que las escaleras quedasen dentro de su ángulo de visión y comenzó a examinar las crisálidas. La visión era repugnante. Tuvo que contener las náuseas por momentos. La sensación de peligro era ahora enorme. Dentro de cada crisálida, envuelta en una especie de piel gruesa transparente y recorrida por lo que parecían venas, había la figura de un hombre. Daban la impresión de estar sufriendo algún tipo de metamorfosis. Varios de ellos tenían facciones similares a las de los lezzars. Sus manos tenían dedos arqueados y uñas largas, y la forma del cráneo recordaba a las de esos seres. Su piel tenía aún restos de escamas, pero parecía que se estuviesen transformando en algo mucho más humano, o, por el contrario, que un hombre se estuviese convirtiendo en un lagarto. Una de las figuras era especialmente humana. No quedaba ni rastro de las escamas en su piel, y sus facciones eran las de un hombre. Especialmente familiares, además, aunque el líquido en el que estaban sumergidos dentro de esas bolsas deformaba el aspecto de su rostro.
Arriesgándose a que alguien llegase por las escaleras y la sorprendiera, se acercó a aquella crisálida. Los demás cuerpos estaban totalmente inmóviles, como muertos, pero éste no. Sus manos se abrían y se cerraban de vez en cuando, y sus brazos parecían moverse lentamente. Se fijó de nuevo en su rostro. Había una expresión de sufrimiento en él, y la cara le resultaba conocida. Ni un solo pelo cubría su piel, quizá por eso, pensó, no era capaz de reconocerlo.
De pronto cayó en la cuenta. ¡Saryon! ¿Qué estaba ocurriendo? Saryon había salido en dirección contraria a la suya, no era posible que le hubiesen traído hasta ese lugar. ¿Qué hacia allí entonces? Fuera lo que fuese, no parecía muy contento de su presencia en aquella bolsa. Con la punta de la espada, rajó la parte baja de la crisálida. El liquido, espeso y grumoso comenzó a esparcirse a sus pies. Saryon, o lo que fuera aquello, comenzó a mover los brazos y a romper la bolsa con sus manos. Al poco rato estaba completamente libre. Vanya le hizo una seña para que se mantuviese en silencio. Entonces el ser, con un movimiento demasiado lento, como aletargado, pero aún así realizado con fuerza, intentó golpear la cabeza de Vanya con su puño derecho. Vanya, sorprendida, esquivó el golpe a duras penas. Con el mismo giro empleado para esquivar, en un acto instintivo, Vanya abrió el vientre de aquel ser con el filo de su espada como si fuera mantequilla, haciendo que los intestinos de lo que parecía ser el caballero cayesen por la herida, desprendiendo un olor fétido.
Aquella cosa soltó un grito agudo, absolutamente inhumano, que se clavó profundamente en sus oídos. Vanya miró el cuerpo derribado y vio que su sangre, que manaba en abundancia por la herida abierta, era de color verde y de aspecto viscoso. Se alegró de que aquello no fuese quien parecía ser, y, a la vez, comprendió muchas cosas que parecían un misterio hasta hacía poco. Debía hablar con Saryon, con el verdadero Saryon, cuanto antes. Él y los suyos serían los principales afectados por lo que había descubierto.
Oyó pasos en las escaleras. Parecían bastantes, y bien armados. Espada en mano, comenzó a correr hacia la salida, rezando porque no viniesen más por el otro lado. Cuando llegó a la parte de la cueva en donde estaba la salida, a duras penas vio a cuatro lezzars de escamas grandes, brillantes y casi completamente negras, avanzando hacia ella. Eran más grandes de lo normal, y el color de sus escamas era muy extraño. La salida estaba casi a medio camino entre ella y aquellos seres. Los que venían por detrás estaban cerca. Sólo le quedaba una opción.
Corrió directamente hacia los lagartos que estaban ante ella, como si estuviera cargando, vociferando el grito de guerra de los elfos de Arbórea, con la esperanza de que aquellos seres decidieran aguantar su carga y la dejasen salir. Los lezzars, lejos de amilanarse, lo que hicieron fue lanzarse al ataque con más fuerza. Las distancias iban a estar justas. Cuando tanto ella como los lagartos estaban a unos pasos del hueco en el techo de la cueva, lanzó su espada hacia ellos y dio un gran salto hacia delante y hacia arriba. Rezó por haber medido bien las distancias y por que las pieles aguantaran. Cuando sintió el contacto del cuero en sus manos, agarró con fuerza y se impulsó hacia arriba.
En un solo instante estaba en cuclillas sobre el suelo, apuntando con su arco al hueco. Se había librado por poco.
Uno de esos seres asomó la cabeza por entre las pieles. Soltó la tensa cuerda del arco y su flecha se clavó en el ojo derecho del ser, que cayó por el hueco de nuevo. Era el momento de correr. Ellos sabían que no podían salir por ahí, pero quizá hubiese otras salidas ocultas, y no le apetecía esperar a averiguarlo.

Cuando sintió por fin el calor del lomo de su caballo bajo ella, comenzó a sentirse más tranquila. Había muchas noticias que dar, y el tiempo era fundamental. Tardaría dos días en llegar a Arbórea aun cabalgando sin parar. El caballo no tenía la culpa, y quizás muriese por ello, pero aquellas noticias eran demasiado importantes. Alguien había dicho que los elfos nunca tenían prisa. Quizá por eso ella era lo que era. Y después de esto, quizá los que la despreciaban por lo que era comenzarían a apreciar su ayuda. Y si no tampoco tendría importancia.

Algún día sabrían quien era Vanya Meldarin.
5 Comentarios

Enviado por Replica Watches el jueves, 1 de enero de 1970

Replica Rolex Watches Discount Sale With AAA+ Swiss Replica Watches, Cheap Breitling Replica Online Shop, We offer amounts of best swiss Cartier replica watches. Grasp this chance to buy top quality Cartier Calibre, Hublot Replica, Santos 100, Tank replica watches here!
Enviado por A el jueves, 1 de enero de 1970

Watches in the brand’s Professional line Hublot Replica typically have a functional case and large numerals at 3, 6 Some have rotating bezels for quick calculation of flight routes patek philippe replica
The hands are partially skeletonized to permit view of the LCD indications at the top and bottom Omega Replica of the dial. Breitling’s Emergency model attained fame
Enviado por ylq el jueves, 1 de enero de 1970

Summer tommy hilfiger rain, nfl jets always come san antonio spurs and fidget spinner gone, replica handbags lost coach factory outlet online under the marc jacobs handbags raindrops, sac jerseys sprinkled jerseys from china in the hands, grabbed, and air max 90 broke free to thomas sabo go. pandora rings Leaving a polo ralph slight michael kors canada cool, utah jazz quietly north face outlet into the heart, nike.se and c&c beanies wholesale some slightly hurt, ferragamo shoes the polo ralph lauren original are passing, the tommy hilfiger outlet stores way some of the cheap oakley sunglasses city nba jerseys traveler. nfl panthers Full katespade outlet of air jordan retro thoughts, prada swarmed, smear a line, ray ban outlet but also a nike.dk line, converse something michaelkors.com more polo ralph lauren outlet than oakley outlet online that, dipped michaelkors.com in the rain watches started falling michael kors outlet online sale cold, cheap ray ban dripping under a salvatore ferragamo horn play, ralph lauren said no, salomon schuhe difficult to make los angeles clippers ... adidas ...The fake rolex following adidas shoes outlet are the same louboutin as coach outlet online the mcm bags "Climbing in houston rockets front of mbt shoes outlet the ferragamo outlet case, looking at the fred perry shadow nfl chargers of chrome hearts jewelry ink, converse outlet suddenly levis outlet store feel nets jersey a little funny, and polo ralph lauren outlet some chicago bulls poor, dsquared2 shoes not dry writing, ridicule, front ralph lauren outlet of the fool, hollister kids obviously know nike air force the results, why again juicy couture clothings and again; obviously ralph lauren is nfl redskins wrong, bcbg dresses why Wrong instyler ionic styler again. Nama should not milwaukee bucks touch the coach outlet sadness, michael kors bags is nfl saints insurmountable oakley network, nike air max 2015 is not out nfl ravens of pandora bracelets the wall, air max 95 is not swarovski jewelry the orlando magic solution of the ed hardy clothing lock. Wiping michael kors purses thoughts, such as mcm bags the wind, nfl buccaneers such as rain barbour women jackets and nike free shoes to, no prediction, michael kors handbags no ray ban zonnebril preparation, belstaff sale rush cheap oakley occasion, dripping a oakley sunglasses cheap sigh!The following chi hair are the same as oakley the www.tommyhilfiger.nl "How many valentino shoes outlet things oakley outlet in life, cheap michael kors to barbour mens jackets do, abercrombie and birkenstock taschen outlet can hollister not do; cheap true religion to think, and jerseys from china can not think deeply; michael kors do ferragamo not cleveland cavaliers jerseys touch, ralph lauren outlet inadvertently, givenchy bags outlet but designer handbags also nfl azcardinals at a coach factory outlet online moment, careless set nike air force off waves ... ... deep sound, michael kors purses there michael kors outlet online is a nike air jump Of the beat, tommy hilfiger online shop hit the replica rolex memory free running of mizuno running the burberry outlet door, pistons jersey can supra shoes not mcm backpack outlet escape, hilfiger escape, converse shoes and polo outlet online once coach factory outlet online again michael kors into the nfl dolphins quagmire coach outlet of hopelessness. Quietly, cheap michael kors has oakley sunglasses outlet been swarovski crystal slowly nfl patriots approached, roshe run into this lunette ray ban pas cher sentence bos jersey can not forget, deep dre beats into burberry outlet online this michael kors outlet touch deep sadnessThe coach outlet following are the same as kobe bryant jersey the timberland boots "Once again touch, pandora stop, listen, all the cheap jerseys original hermes birkin is baseball bats not hollister a dream nike air max shadow. People are designer handbags empty, michael kors outlet online sale things are north face jackets people, mont blanc "people do not soccer shoes know where coach outlet online to ray ban sunglasses go, peach Hermes is ralph lauren outlet online still michael kors outlet online laughing spring." I also trance in coach factory online a glass adidas.de of nfl falcons drunkenness, oakley sunglasses the initial polo ralph lauren heart does not regret, christian louboutin shoes as in louboutin outlet the thomas sabo past, scarpe hogan the day, you suddenly Through the cheap eyeglasses memory, longchamp taschen no coach outlet mind, leaving hermes outlet a trace of traces of traces. Do not reebok want to touch, michael kors but can not escape, cheap jerseys face cheap nike shoes to stone island store face is that michael kors year coach purses that nike outlet month dansko shoes you vans shoes look nfl broncos like, moncler women jackets once michael kors bags again barbour outlet drunk in this wiping nfl texans sweet nike air sadness, do michael kors handbags not uhren wake ralph lauren online up.The oakley prescription following adidas neo are hilfiger outlet the jimmy choo same as ray ban sunglasses the "

You can not touch the celine handbags touch cheap oakley sunglasses of sadness, asics shrouded in toronto raptors the new balance summer sky, nfl seahawks dull and nfl steelers damp nike free shoes air, haunting nike air max a prada handbags city ralph lauren shirts of wind replica watches and timberland homme rain, versace shoes outlet ticking vans outlet and asics gel ticking swarovski australia down, buckle skechers the christian louboutin same color bottega veneta cool, beat nba jerseys outlet on soccer outlet online the shoulder, cool replica watches ... longchamp outlet ... louboutin has been set Into moncler outlet online the barbour women jackets bone nike free run marrow pain, ray ban sunglasses outlet scabs adidas sneakers of the jordan shoes War, timberland shoes broken cheap oakley sunglasses ground out, cheap basketball shoes silent ralph lauren uk pain, nike.com in ray ban the pen tip nfl lions engraved michael kors purses with your name, giuseppe shoes draw true religion outlet a michael kors outlet online heart air jordans incense indiana pacers read, salvatore ferragamo waiting to coach outlet meet burberry outlet online the reunion of red beans, prada outlet red adidas superstar ruby nfl colts ??rain!The following are oakley the same as ecco women shoes the "Can supra footwear not timberland outlet forget, can not jerseys from china escape, air max shoes in a song north face pas cher in the coach factory outlet online roundabout, guciheaven early tory burch shoes month true religion thin words, ralph lauren factory store silence, write kate spade half miss, write half sad. By the nfl bills surrounding puma outlet store atmosphere, painted a heavy shadow, forget converse chucks their own, burberry bags outlet the shoes on sale time to nike air max cook reebok shoes wine, air max drunk a occhiali oakley Acacia, entrenched black burberry handbags hair, around birkenstock outlet a zapatillas nike Que michael kors bags Que, or nfl packers did not nike air max get swarovski out coach bags of mia jersey the burberry uk wind. No ralph lauren polo place fitflop to reflect the eyes nike mercurial vapor of the past, live in free run the hogan acquaintance of the new balance store sun and iphone 5 cases the hollister online shop deutschland moon, giuseppe zanotti want to see calvin klein see, gafas oakley hope air jordan to the north face outlet hear, and beats by dre meet nfl rams to say cheap jerseys words!The following are ray bans the same nike free 5.0 as cheap oakley the "Ups and nfl chiefs downs of kanye west shoes the new balance heart sound, nfl vikings the pandora jewellery ups relojes especiales and downs of juicy couture the tide, ray ban accompanied by pandora a tory burch sale shadow ray ban wayfarer of longchamp handbags solitude, knicks jerseys Ren long hair stroking prada sunglasses that old scarf, floating nfl titans over the north face the roshes hollow memory. Or the huaraches light russell westbrook jersey of the skechers womens shoes years, burberry will you true religion jeans outlet remember, pandora alone, roshe run no rayban words, against philipp plein clothes the new balance water nike max in the past, swarovski so scattered, nike outlet how rolex can not nfl raiders stitch a polo ralph lauren complete story, a longchamp few words, the new balance shoes moon under armour curry is cold, how to go, kate spade outlet how nfl cowboys to return, silently jordans for sale , coach factory outlet online Speechless.The ray ban sbocco following are nike air max 2014 the adidas shoes same plein outlet as the omega watches "Can not touch, that nike store touch of nike roshe sadness, ray ban sunglasses sleeping rayban sunglasses memory, nfl jerseys the solution nike tn requin of the veil rayban of dsquared2 jeans the year, hollister clothing store a group beats by dre of hugo boss outlet blurred, enveloped the nba jerseys memory, one under armour ua shoes is woolrich outlet online silly in suns jerseys the nop jerseys month skechers of softball bats War, a breeze fred perry shoes is nfl eagles dry after oakley sunglasses the marc jacobs outlet cool. How to add so asics many delusions, perhaps the hollister co lack ralph lauren of michael kors v?skor a the north face person's mood, nfl 49ers perhaps minnesota timberwolves sadness is fendi outlet online a nike outlet store scoop northface of silly kate spade outlet online bitter thomas sabo uk fruit, ray ban outlet virtually air max filled ralph lauren uk in your dallas mavericks jersey country, burberry online shop expected to hit the mizuno running shoes sea, red bottoms can coach outlet sale seat michael kors australia in the north face backpacks afflicted nfl giants homeland, long champ Bud buds!The burberry handbags following longchamp outlet are versace outlet the lacoste polos same roche run as the "Can not touch, bcbg max azria that cheap true religion touch of burberry outlet online sadness, iphone 4s cases measured birkenstock taschen deutschland its length, nike roshe involved in the the north face darkness of kevin durant shoeskobe bryant shoes the mcm handbags night charlotte hornets jersey sky, bottega diffuse tommy hilfiger over oakley sunglasses outlet the ralph lauren river armani clothing in nba jerseys July, pandora rings you can nike huaraches self-conscious, north face this song air jordan shoes has been the womens hoodies song, and denver nuggets sometimes hermes bags express lunette oakley pas cher the true religion jeans women mood portland trail blazers of puma the fireworks, belstaff mens jackets you can jordan release dates memorize , burberry handbags Still polo ralph lauren outlet online in the earthly dreamland, cheap jerseys to do a burberry simple woman, mcm outlet is already ray ban sunglasses very adidas.se good.The burberry sale following hogan shoes outlet are babyliss the same baseball jerseys as the barbour mens jackets "Leaning nfl bengals on longchamp the moon, prada outlet wrote belstaff some of the rolex replica favorite small words, jimmy choo shoes raised nike mercurial a washington wizards sailboat, ralph lauren tracksuits support nike.de the swarovski confused prison mont blanc pens cliff. christian louboutin Unfortunately, montre pas cher the old once, free nike huarache from flat iron the gsw jerseys silence of the night, nfl bears convinced memphis grizzlies that memories, after the nike online wind beats audio and frost after the vibram shoes clear; louboutin shoes convinced air max 2014 that wholesale handbags the philadelphia 76ers jersey beginning of the replica watches dawn, is full of joy. coach black friday Write a wave, nfl browns remember a nfl jaguars wave, so that the diary vans schuhe of the shop coach factory years, slowly, a pen, burberry handbags to cheap glasses remember the taste of looking back!
Enviado por 1 el jueves, 1 de enero de 1970

The Big Bang Sang Bleu gets its francophone surname from Replica Watches UK the magazine and contemporary design brand Tag heuer replica that Buchi founded in 2006. The watch makes an immediate impression with its sharply beveled lines and hexagonal bezel conferring a highly geometric, three-dimensional look, a key aesthetic in the tattoo art of Buchi, whose celebrity clients include Panerai replica Kanye West and Adam Lambert.

Escribe tu comentario:

Nombre:
Web personal (opcional):