Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
 
Escrito por na el lunes, 19 de octubre de 2015

Estoy en un punto de salud precario.
Tengo la sensación de que en cualquier momento puedo precipitar la balanza hacia el otro lado.
Mis hábitos son el resultado de mi estado de salud actual.
Racionalmente evidente, mi conducta me enferma.
Elijo vivir y vivo sin vivir en mi.
El médico me dice que abandone mi querida adicción.
Y, por enésima vez, estoy de acuerdo.
Pero, no importa dónde la deje, siempre me encuentra.
Me boicoteo.
Me aterra mi sombra.
Me duele la espalda donde me nacen las alas.
Pongo el piloto automático y en caída libre me arrastra.
Presa de mis adicciones. Alimentándolas.
Mis hábitos me impiden aletear con mi atención plena centrada en mi cuerpo.
Lo lógico es concluir el proceso de cambio y volver a casa.

Lo que la lógica olvida es que si pudiera hacerlo, estaría sana.
2 Comentarios

Enviado por Ego Sum el jueves, 1 de enero de 1970

¿Has pensado en que la gente que está a tu alrededor te percibe como lo que realmente eres? Demuestra un pensamiento hecho de luz y de radiación cósmica, y los demás te devolverán esa luz y esa radiación cósmica. Somos como espejos, espejos en los cuales nos reflejamos. O podemos reflejarnos. O podríamos reflejarnos. a veces, todo consiste en saber no ver, sinó observar.
Un saludo.
Enviado por na el jueves, 1 de enero de 1970

Gracias por tu comentario.
Me doy cuenta que no suelo pensar en la gente de alrededor y en su percepción.
Creía que no había nadie.
De momento, bastante tengo con mis percepciones de mi misma.
Y no doy abasto.
¿cómo se demuestra un pensamiento hecho de luz y de radiación cósmica? ¿cómo se hace eso? Esa parte me intriga.
Me doy cuenta de la importancia de observar con atención, no sólo a uny mismy, sino tambien alrededor. Gracias por recordarmelo.
Salud.

Escribe tu comentario:

Nombre:
Web personal (opcional):