Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
Harto de ser lo que se espera, harto de hilar para sentirme inteligente... 
Escrito por Yosi_ el viernes, 29 de junio de 2007

Es bastante común en los tiempos que corren que los puertos que sirven como conexión entre una red local e internet den problemas que un usuario novato en principio no sabe solucionar. Tanto en juegos en red, como en programas de descarga p2p como emule o a la hora de crear un servidor web, ftp, etc... es necesario que ciertos puertos estén abiertos y dirigidos hacia el pc que necesita utilizarlos, y sin embargo es casi seguro que esto no sea así por defecto. Sin ánimo de sentar cátedra en la materia ni de aportar unos conocimientos de los cuales carezco, voy a tratar de dar una explicación a nivel coloquial acerca del tema.



Para empezar conviene aclarar que un puerto no es mas que una vía por la cual una aplicación recibe o envía datos a algún lugar externo al servidor local. Cada IP en internet tiene asignados más de 65000 puertos de los cuales unos cuantos tienen una finalidad predefinida ( el 21 para FTP, el 80 para HTTP, el 23 para Telnet, etc...) mientras que otros pueden ser utilizados por cualquier aplicación con total libertad. Para cada una de esas direcciones numéricas existen dos tipos de puertos, TCP y UDP. La diferencia entre ambos es que el TCP dedica mas recursos a la seguridad o comprobación de errores entre otras cosas, mientras que el UDP prescinde de ello obteniendo a cambio una mayor velocidad de transferencia.



Por lo general las redes formadas por un solo pc conectado directamente a internet no crean problemas, ya que cada puerto solamente puede ser direccionado a un solo destinatario, y sólo él mismo puede realizar alguna transmisión. En el caso de una red local mas compleja en la que haya varios ordenadores conectados a un router que a su vez este conectado a internet, la cosa se complica, y es necesario mapear los puertos en la IP local que vayan a ser utilizados, para que los datos puedan ser correctamente dirigidos hacia su destino. Para realizar esta operación es necesario conocer el puerto que se va a utilizar y la IP que corresponde a nuestro equipo dentro de la red local. Esto se puede averiguar fácilmente ejecutando “command” y escribiendo “ipconfig” en caso de Windows XP, o “ifconfig” en la consola de GNU/Linux.




Una vez conocido este dato será necesario indicárselo al router mediante el método que corresponda dependiendo del modelo. Algunos disponen de un programa dedicado para ello, pero lo mas común es acceder a la aplicación web escribiendo en el navegador la dirección IP de la puerta de enlace (se obtiene de la misma forma que la IP local antes indicada), e introduciendo un password que si no se ha modificado será el que el fabricante establece por defecto y que se podrá encontrar en las instrucciones del aparato. El interfaz de cada router en concreto varía, así que no es posible dar un método general para realizar la operación, si bien en adslzone.net se pueden encontrar tutoriales para los modelos de routers mas frecuentes en el mercado.
Ver Comentarios (13) Temas relacionados: Informática  Internet 

Escrito por Yosi_ el lunes, 18 de junio de 2007

Aprovechando que estoy en mi propio blog y escribo lo que me sale del alma, me atrevo con un tema que posiblemente en otro lugar me costaría una caída dramática del karma, un linchamiento público o, hablando de la calle, incluso algún tipo de enfrentamiento físico. Por supuesto hablo del acontecimiento del día, de la semana, del año. Del acontecimiento que mueve el ocio de un tanto por ciento monstruoso y absurdo (por homogéneo) de la sociedad española. Supongo que a estas alturas cada persona que lea esto tendrá en la cabeza preparado el "y tu más" con el opio popular de turno, que haberlos haylos muchos y variados, nadie lo niega, aunque creo ser objetivo si aseguro que pocos provocan en las masas un comportamiento tan irracional, tan provocativo y tan peligroso.



Ahora mismo, como al final de cualquier campeonato de liga que termine con la victoria de uno de los grandes, media España está de fiesta mientras la otra media está de luto. Eso tampoco tiene demasiado de novedoso, porque en el pais de mentalidad binaria en el que vivimos eso pasa casi en cualquier acontecimiento público.



Quizás un hecho relevante en este caso sea que gran parte de los que están de celebraciones, lo están a sabiendas y a causa de la profunda tristeza de los otros, y viceversa. La competitividad deportiva no tiene nada de malo, por supuesto que no, y puedo llegar a ver bastante natural que a modo de juego cada uno se posicione en uno de los posibles bandos de la contienda en función de cercanía geográfica, simpatías, preferencias crómaticas, etc... y disfrute de la victoria de "los suyos" lanzando pequeñas puyas hacia el bando rival. También puedo comprender que el oponente vencido se encuentre de mal humor, picado a causa del pequeño fracaso de sus preferidos. Lo que desde luego no me cabe en la cabeza es que alguien siga un deporte disfrutando de los fracasos de alguno de los participantes. No se, y me gustaría saber, que tipo de frustración lleva a una persona a recrearse en la desgracia (porque se interpreta como una verdadera desgracia personal) de quien en su vida le causó daño alguno, de alguien que ni siquiera conoce, teniendo como único motivo de odio el haber elegido un equipo distinto.




Hasta aquí solamente hemos hablado de los extraños efectos psicólogicos que tiene el fútbol sobre el personal, que pueden resultar curiosos, incomprensibles desde mi punto de vista, pero en cualquier caso inofensivos y respetables. Pero como todos sabemos para un sector importante de la población la cosa no queda ahí. Y no digo importante por número, claramente minoritario, sino por efectos. Porque si bien los ganadores raramente crean mas problemas que algún pequeño destrozo en el mobiliario urbano, los sufridos derrotados ni mucho menos se conforman con irse a su casa a esconder su desgracia (porque lo es, por si alguien no lo cree o lo duda), sino que deciden dar rienda suelta a esa agresividad contenida que, unos mas que otros, todos llevamos dentro después de una semana bien jodida y otra peor que se avecina, pagándolo a base de violencia física con quien menos tenga que ver con la debacle. Y en este punto ya empiezan a aflorar las enseñas políticas de un color u otro como disculpa ideólogica a los despropósitos que se avecinan.



Quizás lo más triste de todo esto es que apenas produce alarma social. Se asume como algo "normal", hoy por ti mañana por mi, tratando de disimular la salvajada de la mejor forma posible y echando tierra sobre el asunto. Porque al fin y al cabo es posible que De Juana Chaos esté recorriendo las calles en ese preciso momento, y a pesar de su reciente condición de peso mosca supone un peligro mucho mayor para la integridad física de los ciudadanos que un grupo de cientos de jovenes musculados, violentos y absolutamente embrutecidos a la caza de alguien que lleve la camiseta de un color diferente, cosa que desde varios días antes es previsible y que de hecho se espolea con gran irresponsabilidad desde todos los medios de comunicación públicos y privados.



Esta es la historia, en la que casi siempre pagan justos por pecadores, como en casi todas las facetas de la vida. Pero tal vez los inocentes también tengan que reflexionar sobre lo que produce una pasión tan desmedida, irracional y fuera de control como es este deporte, y plantearse lo que ocurre en situaciones como esta cuando la gente razonable no hace nada por cambiarlas. Igual hay que renunciar a los gritos enardecidos del fondo del estadio, a un puñado de audiencia o a la venta de unas cuantas entradas, pero este falso drama debería convertirse cuanto antes en una diversión sana sin más pretensiones, no seguir siendo una distorsión de las verdaderas preocupaciones de la vida, un focalizador de la atención pública, una desgracia a nivel personal o un agravante para odiar aún más a quienes viven a nuestro alrededor. Que no hace falta, para eso (desgraciadamente) ya nos sobran los motivos.
Ver Comentarios (10) Temas relacionados: Sociedad 

Escrito por Yosi_ el domingo, 10 de junio de 2007

Hace ya tiempo que este juego anda rondando por la web, y también hace bastante que lo conocí y me aficioné a el. Durante un tiempo lo tuve olvidado, y ahora (con eso de que los exámenes dan para todo) lo he redescubierto y creo que es digno de ser difundido. Es una de esas creaciones al estilo de antaño, sin demasiadas aspiraciones a nivel técnico. Una de esas apuestas por la jugabilidad sin más parafernalia que tanto escasea ultimamente.



Antes de nada debo aclarar que es un proyecto llevado a cabo por una sola persona, que es totalmente gratuito y que se puede descargar de su página web, www.miniracingonline.com.



Básicamente se trata de un juego de fórmula 1 bastante peculiar. Utiliza unos gráficos muy sencillos pero atractivos, con un punto de vista cenital. El manejo es bastante simple, con una curva de aprendizaje muy rápida que permite realizar una conduccion digna en poco tiempo, pero que requiere de muchas horas de dedicación para hacer tiempos por vuelta competitivos.



A la hora de preparar el coche se puede elegir la carga aerodinámica, la velocidad punta, el control de tracción, la carga de gasolina y el tipo de neúmaticos, debiendo ajustar cada parámetro a las características concretas de cada circuito. El modelado físico del comportamiento de los monoplazas, sin ser especialmente complejo, cumple perfectamente con su función, dejando notar perfectamente las diferencias al modificar cualquier aspecto y haciendo que el set up sea un aspecto realmente importante.



Los circuitos disponibles son prácticamente inacabables, ya que el juego incluye un editor y es la comunidad la que diseña y envía a la web oficial sus creaciones. De esta forma se puede disponer de todos los circuitos oficiales del campeonato de F1, ademas de muchos conocidos y otros tantos surgidos de la imaginación de los aficionados.




Hay básicamente dos modos de juego, contrarreloj y carrera. El primero consiste en dar vueltas en solitario a un circuito tratando de hacer los mejores tiempos. Cada vez que se bate el record personal, el juego da la opción de subir el tiempo a la web y de esa forma conocer cual es tu posición respecto al resto de jugadores. Resulta realmente adictivo buscar la trazada para ir arañando segundos y acercarse a los tiempos en principio inalcanzables de los primeros clasificados.

En segundo lugar esta el modo carrera en el cual se puede competir online, via TCP/IP o en red local, con otros jugadores. Consta de los apartados de entrenamiento, clasificación y carrera, exactamente igual que un GP real. Durante el transcurso de la misma se pueden ir conociendo los tiempos por parciales, las vueltas rápidas, asi como el intervalo que te separa del resto de los coches, y al finalizar se muestra una estadística minuciosa con todos los datos que se puede desear conocer.



Como aspecto negativo se puede destacar el hecho de que solamente haya versión para Windows, debido a que utiliza Directx. En Linux hay quien ha conseguido emularlo con wine, pero con un rendimiento menor de lo que sería deseable y bastantes problemas. Por otra parte, otro fallo de bastante menor importancia es el hecho de que cuando se juega en red los coches rivales en ocasiones dan la sensación de desplazarse flotando, a trompicones, sin seguir una trazada lógica. De cualquier manera esto no afecta apenas a la jugabilidad, es un factor casi meramente estético.



En fin, un juego muy recomendable para los aficionados a la F1 que consideren más importante divertirse que exprimir la tarjeta gráfica.
Ver Comentarios (13) Temas relacionados: Juegos  Internet 

Escrito por Yosi_ el viernes, 1 de junio de 2007

Admirando la última genialidad del maestro Rosendo y analizando las letras a bote pronto hay una que me ha llamado la atención especialmente y casualmente viene que ni pintada en relación con el último comentario referente al desilusionante panorama político a raiz de las elecciones. Desde mi punto de vista se desprende una mezcla de impotencia, decepción y resignación quizás interpretada de esa forma buscando la identidad o quizás en realidad compartida. Nunca se sabe, y precisamente en eso radica parte de la grandeza, en profundizar, sacar mil matices y seguir descubriendo algo nuevo en cada lectura, cada giro al disco y cada vuelta de tuerca a tu estado de ánimo.


En fin, lo que ya he dicho, pero de la forma que hubiera querido decirlo.



Ser el cuerpo del delito,

la documentación el único requisito.

Colosal colofón.

Es como partir la quilla en medio del tifón.



No podemos evitar caminar despacio

porque no queremos llegar

Solo vamos a encontrar restos del naufragio,


sueños en el fondo del mar



Es la eterna pesadilla de la contradicción;

es como sin ton ni son.

Colosal colofón.

Alguna vez maravillas y muchas decepción.



No podemos evitar caminar despacio

porque no queremos llegar.

Solo vamos a encontrar restos del naufragio.


Mucha sangre fría frente a la utopía.



Releer todo lo escrito, volver la vista atrás,

decir que no vas... ¡y vas!

Colosal colofón.

No poner la otra mejilla para poner las dos.



No podemos evitar caminar despacio

porque no queremos llegar.

Solo vamos a encontrar restros del naufragio.


Mucha sangre fría frente a la utopía.
Ver Comentarios (7) Temas relacionados: Música