Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
 
Escrito por na el jueves, 29 de septiembre de 2016

Aun a riesgo de quedarme en la alquimia...
!Qué grandes son las metáforas para la metafísica!
La victoria del pensamiento abstracto por analogía.

Hoy quiero interpretar, a mi manera, la metáfora de Teresa alias "la santa" sobre los niveles de oración (aka toma de consciencia) y las formas de regar un huerto.

Empezando por el tejado, claro.

El cuarto nivel, a la hora de regar, es la lluvia.
Cae del cielo y riega sin que "tenga que" hacer nada.
Sin esfuerzo y para todys.
Tan solo contemplarla extasiada.
Sintiéndome parte de una red muy grande.

La tercera forma de regar es usar el agua que fluye sobre la tierra.
Abrir aquí y cerrar allá.
En este nivel de conciencia necesito imaginar, diseñar, construir y mantener formas de canalizar el agua para regar las plantas que desde mi libre albedrío elijo para sanar.
Regar aunque no llueva desafía las leyes de lo establecido y requiere un saber y un hacer.

En la segunda fase de la consciencia, cuando hace tanto que se secó el cielo que ni macuerdo, cuando en la superfície ya no fluye, puedo regar bombeando las filtraciones del subsuelo.
El agua sigue accesible en las entrañas.
Tan sólo tengo que sacarla.
En esta etapa conozco dónde está el pozo, sus dimensiones, y hasta dónde llega el nivel.
Practicar la toma de consciencia equivale a regar usando una noria.
Y sí, también requiere esfuerzo imaginarla, diseñarla, construirla y mantenerla para hacer aflorar el agua en contra de la gravedad, amén.

La primera manera de regar, cuando empiezas en esto de cultivar, sin lluvia, sin acequia y sin noria, si quiero agua tengo que sacarla del pozo a pozales.
Solo de pensarlo cuesta. ... cada gota... a pulso.
Cuesta para beber, para regar...
Aunque sea el fruto del conocimiento, o precisamente por eso.

A la luz de mi vivencia, en el XXI, hay un estrato anterior.
Una densa capa de cemento y asfalto que bloquea el acceso, no ya a las capas freáticas, sino a la tierra misma.
En este nivel cuesta creer que puedas llegar a la hipotética agua cabando profundo en la supuesta tierra.
Cuando llegas, si llegas, estás haciendo un pozo, otro más.
Pero en este nivel no importa los pozos que a lo largo y ancho de siglos y culturas hagas, porque en este nivel no importan los pozos ajenos.
Si te acercas con tu pozal a un pozo ya hecho, empieza la fase 1 del riego de Tere.
Y esta es la zona cero. Sin conciencia del ser espiritual.

Y cuando, por casualidad, percibo las fragancias, los colores y sabores de un ser cultivado, no dejo de cuestionarme...
¿Cómo lo hace?¿De dónde y cómo consigue el agua para florecer y fructificar así?
¿Cómo puede el "ser humano", " ser...feliz" en este mundo tan contaminado?

Tan árido fue el gris desierto que empecé olvidando que puedo transmutarlo.

Me costaba creer,
entre hormigón y cemento,
que debajo de lo impuesto,
la tierra late.

Más aún creer que,
en el subsuelo,
en equilibrio,
el agua fluye.

Puede que misticismo sea sentirme capaz de transformar mi urbe interior, en un huerto... en un vergel... en un jardín.

Puede que misticismo sea creer que puedo transformar el ser que soy conectando con otro ser.
Funcionando en red. Formando parte.
Restableciendo la conexión con el resto de seres que no soy.
Comentar Temas relacionados: Metafísica 

Escrito por na el miércoles, 7 de septiembre de 2016

He marcado una fecha en mi calendario.
El día 9 del mes 9 del año 9.
Sin saber de numerología ni astrología,
siento el efecto de mis mareas.
Y concuerda con lo que me cuentan.
Un ciclo termina y el portal se abre.
Y aumenta la vibración planetaria hacia la quinta dimensión.
Hacia la luz coherente y el amor consciente.
Hacia la total reconexión con el ser y con la vida que soy.

Y sin embargo, por muy atrayente que me resulte la arquetípica imagen de portales interdimensionales, me he dado cuenta, con ayuda, que tal y como funciona, se parece mas a una trampilla.

He estado jugando a abrirla y cerrarla.
Y me propongo una fecha para atravesarla.
Un punto de inflexión, un salto de fe.
Con su ritual y to.

Sí, ya sé como suena.
Por eso me ha costado tanto iniciarme.
Comentar Temas relacionados: Metafísica 

Escrito por na el lunes, 5 de septiembre de 2016

Cuando me paro y tomo conciencia de mis actos, de mis puntos, la primera dimensión que percibo es la longitud.
La línea.
De izquierda a derecha.

la segunda es la altura.
El plano.
De arriba hacia abajo.
El proceso de domesticación ha sido arduo.

La tercera es la profundidad
La toma de conciencia de mi espacio.
Integrando diferentes puntos, líneas y planos.

La cuarta dimensión es el tiempo.
El ahora.
Y para mi sigue siendo un reto mantener simultaneamente mis actos conscientes en las milenarias espirales galácticas diarias.

La quinta dimensión es el amor.
El amor metafísico, la vibración que me conecta con el ser que me trasciende.
Más allá del tiempo, del espacio, del lenguaje y la razón.

Hasta la fecha, esas son las dimensiones de mis actos.
Comentar Temas relacionados: Metafísica