Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Login  
Registro
 
Escrito por na el lunes, 2 de mayo de 2016

El sistema no funciona.
El sistema tal y como lo percibo no funciona para mi.
Ni para lo que soy, ni para lo que quiero, ni para lo que siento.
Ni siquiera funciona para lo que sé.

Y, sin embargo, funciona tan bien que convertí mis certezas en creencias delirantes.
Mantenidas contra la evidencia de mis hechos y mis actos.

El sistema no funciona y sin embargo sigue funcionando.
Sigue la rueda, sigue la jaula.
Y sigue funcionando porque seguimos sin saber quienes somos, ni para qué estamos aquí, ni de lo que somos capaces.

Puede que sea cuestión de tiempo, pero...
¿Qué pasa mientras pasa el tiempo?

Mientras pasa, mientras pasamos, mantenemos el sistema con el conjunto de creencias compartidas por la humanidad entera y que a lo largo de los siglos, ha ido añadiendo, en cada vuelta de esta decadente espiral, más y más estamentos privilegiados.
El ejército con sus armas, el clero con sus dogmas, la nobleza con sus tradiciones, la burguesía con sus oficios, el proletariado con su salario...

Mi proyecto vital es acabar con todo esto.
Terminar con la jaula y con los privilegios asociados.
Porque soy luz y mi propósito es movilizar la luz.
Porque yo soy capaz.

Escrito por na el domingo, 14 de febrero de 2016

Y ahí estaba.
En la cuneta al alba.

Tratando de comprender el funcionamiento de la luz.
Cuando parecía que nada funcionaba.

A veces me enciendo y a veces me apago.

A veces sí y a veces no.
Y funciona, precisamente, porque es intermitente.
Comentar Temas relacionados: Paranoies 

Escrito por na el domingo, 3 de enero de 2016

En el sistema de creencias que conforma mi mundo, la autorregulación funciona siempre.
Si cada cual es como es, y lo es, haga lo que haga, estará bien.
Y me doy cuenta que al razonar en bucle, convierto la autorregulación en un comodín capaz de salvarme mágicamente de este largo proceso de domesticación.
Y sin embargo, con un comodín mágico no basta.
A mi no me basta.
Cuando mi autorregulacion limita mi libertad, cuando mi autocuidado desaparece para evitar un conflicto que no sé gestionar, algo deja de funcionar en mi.
Algo se rompe cuando los principios se enfrentan.
Como opuestos y no complementarios.
No como hermanas y hermanos, sino como depredadores y rivales.

Incluso la más absurda y ridícula de las existencias tiene su razón de ser y sigue, a su manera, los principios del ser.
Plantear que puede que mi autorregulación no funcione, es una aberración conceptual para el ser vivo que soy.
Me despoja de algo inherente.
Y sin embargo siento que no funciona.
Conceptualmente es imposible que no funcione, pero no esta funcionando.
No al menos de una forma que yo pueda entender y muchísimo menos explicar.
Me estoy saltando la lógica de la autorregulación y de la vida con mis adicciones y mis acorazadas maneras.
Sí, otra vez, todavía.
Plazos, deberes, límites, rutinas...
Y volver a evaluar.
Otra vez.
Todavía.
Comentar Temas relacionados: Magia