Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el vienres, 20 xunetu de 2007

Soñaban las noches que no nos contaron con manos traviesas atadas a un cordel. Y al despertar, todos dudábamos de la pesadilla, de adivinar certezas y dejarlo correr.



Se daba la cuerda de sí y la piel se fue acostumbrando, cogiendo su forma, perdiendo el tacto y con el tiempo las manos ni siquiera eran capaces de tener resto de sensibilidad. Por un momento parecía que allí no había nada, que no había pasado ni era real.




Sucede que, a veces sin causa oportuna, la llaga roza delicada el cordel y el eco en las entrañas escuece con fuerza mientras que el sueño amenaza con volver. Se abren los ojos, la luz ataca las pupilas y besas con fuerza e ímpetu el dolor a la vez que tu cara se queda fría, ausente de sangre, bañada únicamente por el sudor...



En medio de ningún sitio, ves las cartas marcadas y lo peor es que no es ninguna novedad. Tampoco era malo cuando no perdías, aunque sabías que tú día tardaba en llegar (y las barbas cansadas de tanto remojo...encogieron, y apenas recuerdan a ti)



Son momentos sin nada especial salvo que el vaso se llega a rebosar, miradas conscientes sumidas en rutina que se ven deslumbradas por la misma luna del alba...furtivo pensamiento, escupe hipocresía: ¿quién me lo llegara a contar?



Y están ahí, haciendo su jugada. Sonriendo todo el tiempo mientras simulas ser feliz, siguen aquí riendo a carcajadas mientras machaco las teclas que me obligan a reir...
Ver Comentarios (1) Temes relacionaos: Paranoies 

Escrito por Sumiciu el domingu, 8 xunetu de 2007

Tiene cojones las circunstancia,
tú vas a pata y yo a pedal.
Circunscribiendome a la idiosincrasia
del nulo pasivo, del humo vital.

Tira millas, que luego te espantas.
Tira de la lengua, que te vas a ahogar,
me envenena y luego se explaya...

Cuando me voy, más te atragantas,
si me callo, me oyes hablar,
soy como un reo de tu relevancia,
tira cuerda que te vas a atar.

Nadie sabe, nadie dice nada,
ni el silencio se ha venido a asomar.
¿Qué sabrás de mi que tanto callas?

No concibo ni entiendo prescrito,
lo que dice ningun manual.
No es normal que tire de freno
y pongas cara de velocidad.

Si depende es del agujero
desde el que te quieras ventilar.
El cristal nunca es sincero.