Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el xueves, 26 abril de 2007

Las horas pasan paso a paso y en cada paso una batalla. Son horas lentas cuando toman sabor amargo y haces de luces envenenados cuando acaricias el dulce con la mirada. Y, a intervalos, pasamos factura y balance de daños.



Algunos queremos creer, mantener la adolescencia intacta y rozar el síndrome de Peter Pan aferrándonos a la ingenuidad y a los puzzles de sueños rotos. Sueños de cristal que resquebrajamos de un puñetazo airado, periódicamente, al darnos cuenta de que no salen las cuentas.



Llega un momento en el que comprobamos que no nos salen las cuentas, que la reacción no corresponde a la acción y nos camuflamos bajo la careta de la cara de gilipollas que le queda a uno cuando sabe que no obtiene lo que merece. Llega el momento de cogerlo todo, meterlo en un saco y mandarlo todo a la mierda. Porque, por mucho desinterés que queramos encerrar, por mucho trabajo gratuito y sonrisas gratis; quien más y quien menos necesita su ración...recoger los besos, las miradas, los abrazos que intentaste semblar, soñar por una vez que se recibe todo aquello que no fuimos capaces a pedir.



A menudo, “ellos” se llevan la gloria, la justicia nos traiciona y nos devuelve la puñalada trapera. A menudo todo parece siempre igual; a menudo perdemos la noción del espejismoq ue da sentido a las cosas...y las cuestiones elementales atacan. Y nos asalta el ¿para qué?

Las luchas no tienen sentido, quizás lo único que tenga un mínimo de sentido sea el vivir luchando. Aunque nunca saldemos las cuentas, aunque luche por tí, al tiempo me ampute al exterior y acabe doblando las sábanas de la cama. Aunque no acabe las frases que empiezo contigo....Aunque nos quiten lo que es nuestro y además tengamos que agradecérselo, aunque la pólvora acampe en las entrañas y se cubra de polvo....aunque tengamos que ver como la mierda a menudo sobrepasa cabezas.




Las victorias son pocas, y muchas veces hay que contentarse con celebrar con una sonrisa alguna victoria ajena, o quizás tuya también...porque es justicia, porque se ha convertido, tristemente, en anormal que ganemos una guerra. Y es cuando me doy cuenta de que me he dejado el corazón en cualquier rincón y la memoria en la Plaza de Buenos Aires, de la misma patria que marca la tierra regada con nuestra sangre; porque ahí nuestra memoria, la que aquí se nos niega, sigue viva. Y mi pasión en vuestras manos que se acarician, porque yo sé que tenía (teníamos) razón, aunque mis esfuerzos fueran en baldre y lo entregase todo a cambio de nada. Así se hace todo más placentero cuando me acuesto con la mala suerte y me levanto con la venda en los ojos. Porque me queda el consuelo de que aunque sea lejos, y por un momento efímero...todo funciona como debiera.



Porque la vida es un jodida lucha, y (a NOSOTROS) casi siempre nos toca perder; sea en el campo de batalla, o en cualquier habitación....ser adolescente siempre, es como vencer. Y quieras que no, sé lo que me digo.
Ver Comentarios (2) Temes relacionaos: Paranoies 

Escrito por Sumiciu el sábadu, 14 abril de 2007

Hai xente que siempre odiamos los puntos d'inflexón, h.ódemos pasar de lo malo conocío y, munches veces, asina nos lluz el pelu...entá con ello, y reconociéndome per un llau d'esa triba, les más de veces pienso que nun hai cristo que aguante en llínia recta bien de tiempu; faennos falta curves, subíes/baxaes, poner el pelleyu pita y tiranos al vacíu (anque nos entre l'acoyone al ponenos n'arba y ver caer les piedres al abismu).



Toca mudanza, personalmente tócame coyer el toru un poco más polos cuernos; alcordame namás la mio familia cuando toque parada programada nel servidor y perder unes cuantes hores más dexando detalles al mio presto.



Valme de puta madre como metáfora, hai coses que tan cambiando, hai mieu, ganes, proyeutos ya coses abondes na recámara. Munches, pa nun perder la costume, quedaránse garrando polvu no fondero la mio memoria, el restu como esto, pasín a pasín y medio cimblando.



Si ye que cuando l'hestoria principal te da de llau, lo meyor ye contar (o montate) la tuya propia. Pa que nun s'escaeza que, anque nos tienen aparte, seguimos contando...
Ver Comentarios (4) Temes relacionaos: Paranoies 

Escrito por Sumiciu el domingu, 1 abril de 2007


Está claro que V de Vendetta no puede dejarte indiferente. Pasando por alto análisis artísticos, el mensaje es claro y directo. Inusualmente directo para lo que estamos acostumbrados. Y un mensaje de ese tipo y de ese calado envuelto en una superproducción y auspiciado por los gestores de nuestra información me deja quieto, en el sofá y con bastantes preguntas en la cabeza.

Lo primero ¿por qué ahora? porque de nada sirve un mensaje que sólo tiene sentido en su apogeo, de nada sirve embargarse en la corriente del estreno y la novedad y propagar la revolución al ritmo del símbolo sumiso a un cartel. Así que yo, fiel a mis manías, me lo tomo en frío; porque si aún así es capaz de calentarme la cabeza comprendo cual es su valor real y no el de la perfecta máquina propagandista que recrea los reflejos e ilusiones de una revolución dirigida por ellos; camino al desagüe y dirigiendo todos mis pensamientos hacia un escape irreal, bien construido, que se traga todos mis esfuerzos para acabar orquestadamente en la basura.

Hay dos cuestiones que me meten el miedo en el cuerpo. La primera es la indiferencia colectiva ante los que vieron la película, una película que rehuye de simbolismos indirectos y toma en ocasiones le camino explicito. Unas vías sin dobles lecturas ni interpretaciones de hadas. El centro histórico de poder hecho trizas como representación de las nuevas esperanzas, por no hablar de las asimilaciónes a nuestra realidad mas inminente con curiosas insinuaciones.

Que tiene parte de ideas extraidas de 1984 es un hecho descarado varias veces. Pero claro, es mucho más fácil ver la paja en el ojo ajeno; es más fácil admitir el totalitarismo de Stalin y la sumisión ajena que vernos identificados en algo que relata nuestras propias vidas, que nos señala directamente con el dedo como culpables de nuestra situación y que retrata sin tapujos nuestras manos atadas y ojos vendados. O quizás es demasiado real como para que nos demos cuenta, quizás no hemos visto mucho más allá del hecho de las máscaras.

La segunda cuestión, con diferencia la que más miedo me da, es que la película es la típica producción de consumo con efectos especiales, viene apadrina por quienes son críticados duramente en la película....muchas veces he tenido la sensación que vivmos demasiado dormidos. Pero desconocía esta certeza de saber que ellos lo saben y se alimentan de nuestra propia sangre.

Y vienen las dudas, la duda de si ellos han tomado antes que nosotros la conciencia de la situación, o de que si nosotros, una vez tomada la conciencia, actuamos con pasividad y desidia refleja. Nos saben dormidos, ¿nos sabemos dormidos? y aún así....todo sigue igual.


Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar. Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar. Miedo a la verdad.
Han diseñado un sistema abierto, pero cerrado, en el que todos y todas estamos encerrados. Un agujero escarbado en lo más profundo de nuestra conducta, y de nuestro cerebro. Programados para andar un camino que vaya de casa al trabajo y del trabajo a casa. Sin casa y sin trabajo ¿de dónde venimos y a dónde vamos? Entonces ¿qué? ¿Qué podemos hacer? Hombres y mujeres de provecho sin derechos. Entonces ¿qué? ¿Qué podemos hacer? Elegir entre mil a que Centro Comercial acudir a comprar. Esa es la libertad. Libertad para vender, libertad para comprar. Estando atados. Estando atados de pies y manos.
Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar.
Ciegos, sordos
Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar.
Mudos, Presos
El verdadero triunfo del Sistema no es otro que éste. Más bien solo es éste. Su gran capacidad para generar adeptos y adictos de forma sutil, e ininterrumpidamente. De modo que no pueda hablarse... de modo que no pueda pensarse en que haya vencidos, sino convencidos. Personas satisfechas de su cometido. Tan sólo por haber nacido. Tan sólo por haber crecido para consumir hasta ser consumidos. Para consumir hasta ser consumidos y usados como trapos. Nos venden su imagen. Nos compran la conciencia. Nos lavan el cerebro, y nos hacen creer que no existe, y si existe, otra cosa que no sea este puto agujero.
Ciegos, sordos, mudos, presos.
Presos, ciegos, ciegos, sordos, sordos, mudos, mudos, presos, presos.
Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar.
Ciegos, sordos.
Miedo a despertar. Cuesta tanto querer despertar.
Mudos, presos.
Ciegos sin estar ciegos, sordos sin estar sordos, mudos sin estar mudos, presos sin estar presos.
Ciegos, ciegos sin estar ciegos,
Sordos, sordos sin estar sordos,
Mudos, mudos sin estar mudos,
Presos, presos sin estar presos.

Miedo a Despertar - Habeas Corpus
Ver Comentarios (2) Temes relacionaos: Sociedad