Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el vienres, 24 abril de 2009

Luce la luna, cae la noche: discrección.
Si acaso el humo aprieta y te descuelgas del balcón. Mientras tus ojos rasgan, casi de refilón, la vieja esquina de la plaza donde nunca se puso el sol...y veras....

Corre raudo, sal cingando, revienta la función. Que entre bambalinas se despierta el telón. Corta el aire, late fuerte un acorde de pasión...(déjala
que vuelva una vez más, que sea bienvenida a su lugar)

Yo me cuelgo y me destierro en mi propia reFLEXión, en sótanos de paraísos que no salen en ninguna canción. Escapo lento y aburrido dejándome llevar por versos libres e insolentes que piden, de verdad, algo más...¡dame más!

Sé que la vieja guardia me vigila en un rincón y sabe que soy susceptible de caer en su prisión. Teje redes, rompe cables, deslumbra con su luz; mientras yo, impertinente, vivo al trasluz de su sombra. A la contra.

A sabiendas que nunca seré ejemplo de mi causa,
tengo claro que nunca podré despegarme de mi ancla.
Y a veces cuando me disparo un tiro en mi interior
queda claro que el proceso es mera imitación:
una sonrisa cautiva que se niega resistir
perdida, escondida y sin poder salir.


Puede ser esta noche la de tu tempestad.
Es verdad o mentira, a ti te da igual.
Ver Comentarios (5) Temes relacionaos: Paranoies 

Escrito por Sumiciu el martes, 21 abril de 2009

[Traducción al castellano en el primer comentario]

De guaḥes, la lliberación cimera que mos apurría'l día a día yera la falta de consciencia no tocante a la realidá. Too pasa lento, y ye que les novedaes van dexando fuelgues fondes na memoria. Darréu, eses fuelgues vuelven a pisase una vuelta y otra, polo que'l camín paez facese más rápidu magar de de ciertu momentu. Ye cuando entamamos a dicir que'l tiempu esnala (cuando lo único que fiximos realmente foi cayer nuna rutina que repite los segundos nun dèja vu constante).

A mídía qu'eses novedaes inunden la concencia y van moldeando el mundu que mos arrodia la lliberación na que mos abellugabamos nun entamu empecipia a esmucise. Entós, lo idealizao topeta cola realidá, topámonos de sópitu en mediu d'una especie choque civilizaciones ente ún mesmu y el so entornu: aportes a l'adolescencia col depósitu enllenu y vas quemando combustible según se vaya arrimando'l camín.

El principiu ye la gueta incesante d'ún escape pa la soledá, el desafíu continu al orde establecíu de les coses. L'encorsetamientu frustráu en rellaciones prefabricaes de marca blanco. L'ataque más agresivu a la lliberta que remanez de lo fondero d'ún mesmu. Y esa llende que llantamos nel sitiu menos afayadizu ya inútil.

Sigue la conciencia. La mecha que prende l'artefactu personal ya instranferible que fai reventar la carne cola metralla neuronal.

Hasta que un día, cuando te decates, alcuéntreste nun mar metafóricu de borrín y fumu. Nuna corriente terminal que baña l'ambiente de nueves sensaciones a prueba de tou optimismu. Conoces el mieu y de repente esti conceutu cambia de significáu dafechu. Yá nun fai falta temer a lo que nun conoces, a lo que nun t'espliques o a los inventos ociosu-paranoicos del to celebru, el mieu nun ye eso. El mieu ye'l día a día. Cuando llograr lo más básico pa llegar al día siguiente se convierte nuna tensión constante.
Sabes que yes l'oxetivu detrás del puntu de mira que apunta hacia quien va a cargar colos errores propios y los ayenos, que de sópitu la to espina ta teniendo pola de tola xerarquía p'enriba ti. Dalgunos falen d'arguyu (y yo entá lu ando buscando pero ensin descuidame demasiao, nun seya que venza enriba min esti castiellu de cartes pol que toi teniendo a dures penes).

Asina, pasen los segundos hasta l'asfixia de caúna les célules del to cuerpu; l'autoridá como forma d'agresión física mantenío. Y nun ye'l nome un caprichu nin un ensame d'idegues alternes. Ye la destrucción física d'un individuu por metástasis hacia'l so puntu más débil.

Lo cabero ye buscar soluciones, salides al problema. Perder el tiempu ente papeles y hores muertes y matando pocu a pocu l'optimismu en reserva. Guardar en conserva l'esperanza, como un recuerdu d'inocencia y desconfiar de les soluciones mientres resistes día a día. Escapando a la tentación de resignase dafechu mientres te defiendes panza arriba de los golpes ininterrumpíos...

Hasta que un día, al fin, acaba la guerra. La vida mata.

Ver Comentarios (13) Temes relacionaos: Paranoies 

Escrito por Sumiciu el vienres, 17 abril de 2009



Reserva d'entraes en obreresasturianes@gmail.com, hai un filu nel foru.
Ver Comentarios (1) Temes relacionaos: Música