Creative Commons 3.0 RSS CSS 2.1 XHTML 1.0
Entrar  
Rexistru
El sótanu del paraísu... 
Escrito por Sumiciu el sábadu, 31 xunetu de 2010

Así corrió la suerte de este espectáculo, más o menos asistido o celebrado según su aparato, y también según el gusto y genio de las provincias que le adoptaron, sin que los mayores aplausos bastasen a librarle de alguna censura eclesiástica, y menos de aquella con que la razón y la humanidad se reunieron para condenarle. Pero el clamor de sus censores, lejos de templar, irritó la afición de sus apasionados, y parecía empeñarlos más y más en sostenerle, cuando el celo ilustrado del piadoso Carlos III lo proscribió generalmente, con tanto consuelo de los buenos espíritus como sentimiento de los que juzgan las cosas por meras apariencias.

Es por cierto muy digno de admiración que este punto se haya presentado a la discusión como un problema difícil de resolver. La lucha de toros no ha sido jamás una diversión, ni cotidiana, ni muy frecuentada, ni de todos los pueblos de España, ni generalmente buscada y aplaudida. En muchas provincias no se conoció jamás; en otras se circunscribió a las capitales, y dondequiera que fueron celebrados lo fue solamente a largos periodos y concurriendo a verla el pueblo de las capitales y tal cual aldea circunvecina. Se puede, por tanto, calcular que de todo el pueblo de España, apenas la centésima parte habrá visto alguna vez este espectáculo. ¿Cómo, pues, se ha pretendido darle el título de diversión nacional?

Pero si tal quiere llamarse porque se conoce entre nosotros desde muy antiguo, porque siempre se ha concurrido a ella y celebrado con grande aplauso, porque ya no se conserva en otro país alguno de la culta Europa, ¿quién podrá negar esta gloria a los españoles que la apetezcan? Sin embargo, creer que el arrojo y destreza de una docena de hombres, criados desde su niñez en este oficio, familiarizados con sus riesgos y que al cabo perecen o salen estropeados de él, se puede presentar a la misma Europa como un argumento de valor y bizarría española, es un absurdo. Y sostener que en la proscripción de estas fiestas, que por otra parte puede producir grandes bienes políticos, hay el riesgo de que la nación sufra alguna pérdida real, ni en el orden moral ni en el civil, es ciertamente una ilusión, un delirio de la preocupación. Es, pues, claro que el Gobierno ha prohibido justamente este espectáculo y que cuando acabe de perfeccionar tan saludable designio, aboliendo las excepciones que aún se toleran, será muy acreedor a la estimación y a los elogios de los buenos y sensatos patricios.

Gaspar Melchor de Jovellanos, 1796.

Escrito por Sumiciu el xueves, 29 xunetu de 2010

Non, a mi tampoco me presta que se tengan que prohibir los toros en Catalunya. Lo mesmo que tampoco me presta l'alderique interesáu que se entamó alredor (y que se siga permitiendo en La Terra el maltratu a los animales namás por damos el presto). Nun voi entrar nesa comparanza de penes patrióticos porque nun m'aporta nada entrar nesi alderique d'intenciones que se llevantó en cada llau. La verdá ye que una de les primeres coses que deprendes poles males siguiendo ciertu camín ye que, falándo d'identidaes -ello ye, de quien yes- tienes un grave problema cuando tienes daqué que demostrar.

En fin, a lo que diba, que a mi tampoco me presta el tema de la prohibición. En xeneral, como llevo viendo a dellos argumentar, nun me presta un res el tema les prohibiciones. Asina ye que vivo con mieu de que haya xente que tenga intención de matame y non lo faga pol solu fechu de que nun ta permitío, ye duro saber que l'única fonte de respetu a la que te pues acoyer ye'l mieu a la represalia del enemigu na solombra y non un ciertu respetu o valoración de l'otra parte. Pero en fin, toos sabemos que les lleis nun tan feches pa llegar a entendemos, sinon pa conseguir soportamos nun estáu (¿mayúscula?) de cierta represión que dura intervalos variables. ¿Nun ye llacerioso que l'únicu puntu de xuntura tocante a otra persona seya esi? "ye lo que hai" me contestará daquién darréu, como davezu. Y caún a lo suyo que hai que llevantar el país (anque nun tengamos mui claru cual y hasta que altura), namás mos queda rezar pa que un día nun mos topemos con esa persona nuna baxada de guardia llegal que mos dexe ensin la nomada defensa (por suerte o por desgracia, l'Estáu ye como Dios: diz tar en tolos llaos pero siempre encuentres requexos que escapen a lo misericordia, lo que atruya l'enfotu a la fe).

Por ello ye que quixiera que nun prohibieran el maltratu animal, namas que nun se prauticare y nun ficiera falta too esto, que fuera otru capote'l que mos sacare los colores...y prestábame que esa negativa pa coles prohibiciones guañara nun alderique nel que seyamos completamente coheretentes y (¿por qué non?) valientes. ¿Realmente necesitamos que daquién mos apunte pa facer lo que sabemos que hai que facer (o mos convien facer en bien de veces)? ¿realmente queremos ser llibres? pues vamos selo. Daquién dicía que la llibertá o ye completa o nun ye nada. Asina que ¿por qué non prohibido prohibir? llevemos el razonamientu hasta les últimes consecuencies, ye lo que hai nesa llínia argumental que comparto dafechu (más que los que l'asoleyen, supongo)...mientres tantu, vamos da-yos un respiru a los animales que nun podríen tener d'otramiente. Anque seya a costa de miramos nel espeyu y entrugamos quien coime somos.
Ver Comentarios (3) Temes relacionaos: Política 

Escrito por Sumiciu el llunes, 12 xunetu de 2010

Na llende, nesi pequeñu espaciu que per un llau mos dexen y al que, pel otru, mos presta retirar. Ellí onde nestos díes cásique nun cuerre l'aire y hai un alendar afogadizu que mos da lo xusto pa pasar el día. Dalgún diría que nós lo busquemos, que nós escoyimos esi camín y que ye de xusticia apechugar con tolos escayos que mos toque pisar n'andando per él. Lo cierto ye que la trampa taba na propia eleición, na necesidá (más visible o menos visible; meyor o peor llevada) de tomar parte nel baille de mazcaritos y bocines al altu la lleva o facete monxu de clausura o una especia consentía d'esllava social.

Ye namás un xuegu, mos dicíen, como queriendo envizcamos. Mientres ún s'entrugaba a qué venía tantu interés en que toos tomáremos parte en daqué que, según los mesmos promotores, nun tenía mayor relevancia. Naide da duros a cuatro pesetes, nin identidaes de baldre. La identidá, lo mesmo que la muerte nun western cualquiera, tamién tenía un preciu; lo mesmo que cualquier otru oxetu que se pueda acaparar en propiedá, pa vendelu o arrendalu darréu.

El poder ofrez la mercancia, engalánala d'arumes, colores encesos y (como buena puñalada publicitaria) axunta-y valor añadíu al portaor y una plusvalía que sabiamente reserva'l vendedor. Ello ye, como buen propietariu de la patria, la marca rexistrada y forma del plural institucional que remanez del pueblu por real decretu cortesanu. Y pa completar un cuadru bizarru dafechu, pedimos-y opinión a un cefalópodu (nun digan que nun somos integradores, non como esos relixosos y nacionalistes fundamentalistes que s'aconceyen p'adorar los sos ídolos y dorar dalguna píldora -cosa que nós nunca fadremos); yá mos reiremos de los paletos que intenten predicir la primavera según l'enfotu d'un esquil más alantre en quitando les payes del güeyu. Que a estes altures de l'orxía eyaculatoria, nin estremamos cual ye'l frutu de la nuestra semiente...

Lo dicho, naide cuenta cola Inquisión Española, tovía siendo'l cuadru más surrealista que un sketch de los Python. Anque a estes altures nun se puede echar la culpa a otros. Tampoco se puede acusar a naide, quiciabes a lo más que podamos aspirar a curtiu plazu ye a pidir que mos dean un respiru...